Ya sabemos que Santa no está solo, conocemos de sus duendes y sus renos mágicos. Todo un equipo de asistentes que se encargan de lograr que la noche de cada 24 de diciembre sea mágica para cada niño o niña que cree.

Redacción Internacional.- Sin duda el gran protagonista de la Navidad es papá Noel, quien salió del Polo Norte en su trineo cargado de regalos para repartir en todos los hogares del mundo donde es esperado.

La primera parada de Santa será la isla de Kiribati, también conocida como “Isla Navidad”, en el océano Pacífico Central. Luego seguirá su recorrido por el resto de los archipiélagos cercanos y así avanzará rumbo al occidente llevando alegría a cada lugar.

Pese a que el sentido religioso de esta fecha nos recuerda el nacimiento de Jesús como redentor de los cristianos. Los cambios culturales han dado paso al surgimiento de nueva tradiciones cargadas de emotividad y personajes que inspiran momentos de alegría.

Así fue como San Nicolás, Santa Claus o Papá Noel, como también es conocido este personaje barrigón y de barba, se convirtió en la figura central de estas fiestas.

NO ESTÁ SOLO

Ya sabemos que Santa no está solo, conocemos de sus duendes y sus renos mágicos. Todo un equipo de asistentes que se encargan de lograr que la noche de cada 24 de diciembre sea mágica para cada niño o niña que cree.

Aunque Santa es el único que tiene la difícil tarea de recorrer el mundo en una sola noche, algunos países han desarrollado sus propias figuras protagónicas que se encargan de la tarea de repartir regalos durante la navidad.

EL NIÑO JESÚS

En países de América Latina, las mezclas de culturas han dado paso a la celebración de las fiestas navideñas con distintos elementos.

Es así como el tradicional árbol de navidad convive en con el pesebre o nacimiento, una representación hecha con mucho esplendor en lugares como Venezuela, Colombia o Ecuador.

También en estos países se ha preservado el sentido religioso de la fecha del 25 de diciembre. Por eso los niños esperan al Niño Jesús. Aunque no se deja de lado a Santa, es el propio Cristo recién nacido quien se encarga de repartir los regalos en los hogares.

EL SANTA CHINO

Así es como en China, Papá Noel es conocido como “El Hombre viejo de Navidad”. Este personaje, viste también de rojo. Lleva un traje chino tradicional con estampados característicos de la cultura oriental y un sombrero cilíndrico.

Este viejo, con unos cuantos kilos menos que Santa, tiene larga barba y bigotes. Deposita golosinas y juguetes en medias de muselina que los niños chinos cristianos dejan colgadas antes de ir a dormir.

EL ABUELO RUSO

En Rusia, a Santa se le conoce como “Ded Moroz” y es el personaje encargado de repartir ilusión entre los niños rusos. También es llamado “abuelo de la nieve”. Va acompañado de su sobrina “Snegúrochka” o “doncella de la nieve”.

A diferencia de Santa Claus, que vive en el Polo Norte, este particular abuelo reside en la ciudad de Veliky Ustyug y reparte los regalos la noche del 31 de diciembre a horas del año nuevo en un trineo que es arrastrado por caballos.

ITALIA Y LA BRUJA BEFANA

Cuenta la leyenda que los Reyes Magos en su paso por Italia, le pidieron ayuda para encontrar el camino a una bruja. La mujer se negó asistirlos y después de arrepintió.

Desde entonces la Noche de Reyes reparte entre los niños italianos dulces, regalos de Navidad y mucha ilusión. Aunque en algunos casos puede dejar también carbón, a aquellos niños que se comportaron apropiadamente durante el último año.

La Befana es una figura típica del folclore italiano. Su nombre deriva de la palabra epifanía.

Ya sea Santa, en cualquiera de sus versiones, la Befana o el Niño Jesús, la navidad es una fecha especial que concentra a las familias en el mundo para celebrar. Un momento singular que nos hace olvidar las dificultades y conectarnos con las tradiciones y la alegría de la niñez.