WASHINGTON, Estados Unidos.- El número dos de Al Qaeda, Abu Yehia al Libi, ha muerto en Pakistán víctima del ataque de un avión no tripulado (drone) estadounidenses el pasado lunes, según ha confirmado la Casa Blanca. Se trata no sólo de un grave golpe a Al Qaeda, sino de una reivindicación para EE.UU. de la efectividad de sus polémicas operaciones con esos drones.

Según las citadas fuentes, el Pentágono y la CIA han obtenido confirmación de las autoridades paquistaníes de que Al Libi se encontraba en el complejo de viviendas atacado en Hesokhel, en una operación en la que fallecieron al menos 15 personas.

La Casa Blanca autorizó tres ataques con misiles lanzados desde aviones no tripulados en Pakistán el sábado, el domingo y el lunes, en una notable intensificación del uso de esa técnica.

“Su muerte es parte de la degradación que ha tenido lugar en el corazón de Al Qaeda en los años pasados, y esa degradación ha mermado sus rangos hasta el punto de que no hay un sucesor claro para asumir toda la amplitud de sus responsabilidades, y eso pone especial presión en el líder de Al Qaeda después de [la muerte de Osama] Bin Laden, [Ayman al] Zawahiri”, dijo este martes en conferencia de prensa en la Casa Blanca el portavoz de Barack Obama, Jay Carney. “La muerte de Al Libi es un gran golpe contra el corazón de Al Qaeda”.