WASHINGTON, EE.UU.- Estados Unidos consideró este miércoles que Cuba debe aprovechar "la oportunidad" que abrió la visita del papa Benedicto XVI al país para llevar a cabo la liberación del contratista estadounidense Alan Gross, encarcelado en la isla caribeña desde 2009.

"Tenemos la esperanza de que el papa siga siendo fuerte en todas las cuestiones de derechos humanos en Cuba. Sería algo muy, muy bueno si el Gobierno cubano aprovechara esta oportunidad para la liberación de Alan Gross", dijo hoy la portavoz del Departamento de Estado Victoria Nuland en su rueda de prensa diaria.

Nuland explicó que Estados Unidos está "regularmente en contacto con el Vaticano" para tratar sobre la situación de Cuba y añadió que Washington "estaría muy agradecido" si el pontífice, que cerró este miércoles la visita a Cuba iniciada el lunes, "relanzara" el asunto.

Gross fue condenado en marzo de 2011 a 15 años de cárcel acusado de participar en planes subversivos contra el Estado por distribuir tecnología de comunicaciones en la comunidad judía de la isla.

Entonces Gross, oriundo de Baltimore (Maryland), trabajaba para "Development Alternatives" (DAI), una empresa subcontratista de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID).

Gross, de 62 años, sufre de varios problemas de salud desde su arresto el 3 de diciembre de 2009 y ha perdido más de 45 kilos en prisión.

El papa Benedicto XVI reclamó hoy que nadie se vea impedido en Cuba por la limitación de sus libertades fundamentales y abogó por "cimentar una sociedad de amplios horizontes, renovada y reconciliada".

"Que nadie se vea impedido de sumarse a esta apasionante tarea por la limitación de sus libertades fundamentales, ni eximido de ella por desidia o carencia de recursos materiales", afirmó el pontífice en su discurso de despedida en el aeropuerto de La Habana en presencia del presidente cubano, Raúl Castro