El grupo fue secuestrado el 16 de octubre por la pandilla 400 Mawozo en Puerto Príncipe después de regresar de visitar un orfanato al este de Puerto Príncipe. La pandilla pidió un rescate de $ 17 millones, $ 1 millón por rehén para liberarlos.

ESTADOS UNIDOS.- La Casa Blanca dijo este martes que el presidente Joe Biden está directamente involucrado en un esfuerzo por rescatar a 17 misioneros, incluidos cinco niños, retenidos como rehenes por una pandilla en Haití desde que fueron secuestrados hace 11 días, y que "todas las opciones posibles" están en el mesa para asegurar su libertad.

El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, dijo que Biden sigue siendo informado diariamente sobre la situación de los rehenes, que involucra a 16 estadounidenses y un ciudadano canadiense que trabajan para Christian Aid Ministries con sede en Ohio. El presidente, dijo, está especialmente preocupado por el bienestar de los niños, el menor de los cuales tiene ocho meses.

“Personalmente le doy una actualización sobre este tema todos los días al presidente, quien está muy interesado en asegurarse de que todas y cada una de esas personas regresen a casa de manera segura”, dijo Sullivan.

El grupo fue secuestrado el 16 de octubre por la pandilla 400 Mawozo en Puerto Príncipe después de regresar de visitar un orfanato al este de Puerto Príncipe. La pandilla pidió un rescate de $ 17 millones, $ 1 millón por rehén para liberarlos.

Su secuestro en Haití se produce cuando el país enfrenta una cascada de crisis, incluido un aumento de los secuestros y la violencia de las pandillas armadas. Se han cerrado escuelas y negocios debido a la falta de combustible, y los hospitales han emitido SOS, advirtiendo que los pacientes morirán si no se recibe combustible. La interrupción de las entregas de combustible provocada por las pandillas, incluso en el puerto, está afectando el servicio de telefonía celular, que depende de que las torres tengan combustible.

En las últimas semanas, bandas armadas también han secuestrado a conductores de camiones de combustible y secuestrado sus plataformas, lo que ha provocado una huelga de conductores y sindicatos del transporte.

Después de desplegar a tres agentes del FBI en Haití ese domingo, Estados Unidos envió "un número significativo de especialistas en el cumplimiento de la ley y especialistas en recuperación de rehenes para trabajar en estrecha colaboración con el ministerio, las familias y el gobierno haitiano para tratar de coordinar y organizar una recuperación". Dijo Sullivan.

"Estamos analizando todas las opciones posibles sobre cómo hacer eso", dijo. “Seré sensible a lo que obviamente es una situación delicada, no diré más aquí, aparte de que hemos puesto los activos y recursos en su lugar que creemos que pueden ayudar a llevar esto a una conclusión exitosa”.

El martes marcó el undécimo día de cautiverio del grupo y no está claro dónde se encuentran recluidos. El lunes por la noche, un pastor haitiano-estadounidense que vive en Miami y fue secuestrado el 3 de octubre, fue liberado después de que su secuestro creara un alboroto en Haití. Los familiares del pastor Jean Pierre Ferrer Michel y dos feligreses, que también fueron secuestrados, supuestamente pagaron $ 300,000 para asegurar su liberación, pero solo una de las tres, una mujer, fue inicialmente liberada. Michel y su compañero rehén Norman Wiener fueron finalmente liberados el lunes por la noche.

Si bien el secuestro del grupo fue noticia en Haití, apenas causó revuelo en Estados Unidos a pesar del estatus de Michel como ciudadano estadounidense.

Sullivan dijo que en el caso de los misioneros, Estados Unidos tiene que manejar la situación “lo más cuidadosamente posible para que al final del día logremos nuestro objetivo, que es el regreso seguro de todos y cada uno de esos adultos y niños.

"Dijo que el "aspecto de los niños de esto es algo en lo que obviamente el presidente está bastante concentrado, para asegurarse de que los cuiden y que lleguen a casa bien".

Fuente: https://www.miamiherald.com