WASHINGTON, EE.UU.- Estados Unidos confía en que la firma del acuerdo marco de respeto mutuo con Bolivia sea un primer paso para normalizar sus relaciones diplomáticas con el país andino, interrumpidas en 2008, y devolver a los embajadores a las capitales.

"Esperamos que la firma del acuerdo marco pueda llevar al restablecimiento pleno de las relaciones diplomáticas, incluido el regreso de los embajadores. Ese es el objetivo", dijo hoy la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Victoria Nuland, en su conferencia de prensa diaria.

El acuerdo firmado el lunes en Washington establece un marco para que Estados Unidos y Bolivia restablezcan sus contactos basándose en la colaboración y el respeto mutuo, además de una Comisión Mixta y mecanismos de trabajo para garantizar la aplicación del texto.

No obstante, no restaura las relaciones diplomáticas entre los países, congeladas desde que el presidente Evo Morales expulsara en 2008 al entonces embajador estadounidense en La Paz, Philip Goldberg, y a la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA) con el argumento de que conspiraban en su contra.

El Gobierno de George W. Bush respondió expulsando a su vez al embajador boliviano en Washington, Gustavo Guzmán, y retirando a Bolivia del plan de beneficios arancelarios ATPDEA para sus exportaciones.

Nuland explicó que el Gobierno de Barack Obama quiere "volver a ser capaz de poner en marcha programas en nuestras áreas prioritarias en la relación, incluida la de seguridad".

Además, según el acuerdo, los dos gobiernos buscan apoyar "acciones eficaces de cooperación contra la producción y el tráfico ilícito de estupefacientes, basadas en la responsabilidad compartida", que mejoren la cooperación judicial y que fortalezcan las relaciones comerciales entre ambos.

El acuerdo fue firmado por la subsecretaria de Estado de EE.UU. para la Democracia y Asuntos Globales, María Otero, y el vicecanciller boliviano, Juan Carlos Alurralde, después de dos años de encuentros entre comisiones diplomáticas de ambos países