En los últimos días, Washington ha restado importancia simbólica a los contactos directos entre Washington y La Habana.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Estados Unidos y Cuba retomaron este jueves en Washington, en medio del recelo y las sospechas mutuas, su diálogo bilateral de asuntos migratorios, el primero de alto nivel desde la llegada del presidente Joe Biden a la Casa Blanca.

Estas reuniones habían sido suspendidas en 2018 durante la Presidencia de Donald Trump (2017-2021), quien dio marcha atrás al histórico proceso de acercamiento con la isla caribeña lanzado por su predecesor, Barack Obama (2009-2017).

En los últimos días,Washington ha restado importancia simbólica a los contactos directos entre Washington y La Habana.

"Estas conversaciones están centradas exclusivamente en migración", señaló el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, en rueda de prensa.

Poco después, Price apuntó que la delegación estadounidense -encabezada por Emily Mendrala, Subsecretaria de Estado Adjunta de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental- "subrayó áreas de exitosa cooperación en migración", aunque también "se identificaron obstáculos para cumplir con los objetivos de los acuerdos", sin ofrecer más detalles.

Las conversaciones migratorias, agregó la nota oficial, "son consistentes con los intereses de EE.UU. de fomentar la reunificación familiar y promover un mayor respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales en Cuba".

No obstante, la reanudación del diálogo fue criticada duramente desde la oposición republicana.

En este sentido, el senador Marco Rubio, representante por Florida y de origen cubano, advirtió a Biden de que Cuba "siempre usa la migración masiva para chantajear a presidentes demócratas".

La delegación cubana, encabezada por el viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Carlos Fernández de Cossío, incidió en su acusación de que Washington fomenta los flujos irregulares hacia EE.UU. e incumple los acuerdos bilaterales en materia migratoria.

Cossío reclamó a Estados Unidos el cumplimiento de los acuerdos bilaterales en materia migratoria en su "integralidad y no selectivamente", informó la Cancillería de la isla en un comunicado.

AUMENTO DE LLEGADA DE MIGRANTES CUBANOS A EEUU

La salida de cubanos, principalmente rumbo a Estados Unidos, ha aumentado de forma notable en los últimos meses, algo que los expertos vinculan en primer lugar con la grave crisis económica que atraviesa la isla.

Price, el portavoz estadounidense, aseveró que este alza "subraya" la necesidad "imperativa" de retomar este foro, ya que ofrece "una oportunidad para importantes discusiones sobre los compromisos de EEUU para una migración legal, segura y ordenada".

De acuerdo con datos de las autoridades migratorias estadounidenses, entre octubre y febrero ingresaron en EE.UU. unos 47.331 migrantes cubanos, después de que solo en febrero llegasen a la frontera la cifra récord de 16.657.

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de EE.UU. (ICE) denunció recientemente que la isla caribeña no ha aceptado ninguna deportación de cubanos desde el pasado octubre mediante vuelos comerciales o chárter desde territorio estadounidense.

Por su parte, Cuba acusa a Estados Unidos de incumplir su compromiso de emitir en La Habana "no menos de 20.000 visas anuales a cubanos" para emigrar al país norteamericano, tal y como se pactó en 2017, un tema que Cossío volvió a plantear en la reunión de este jueves.