En una rueda de prensa en la Casa Blanca, Granholm instó, además, a los estadounidenses a que no acumulen carburantes en casa.

WASHINGTON.- La secretaria de Energía de Estados Unidos, Jennifer Granholm, admitió este martes que el país sufre de escasez de algunos suministros energéticos pero no de gasolina tras el ciberataque que afecta desde el viernes a la mayor red de oleoductos del país.

En una rueda de prensa en la Casa Blanca, Granholm instó, además, a los estadounidenses a que no acumulen carburantes en casa.

"No es que tengamos una escasez de gasolina, es que tenemos una escasez de suministros. Las cosas volverán a la normalidad pronto", dijo la responsable, que habló de la gestión del Gobierno en colaboración con Colonial, la empresa operadora de los oleoductos, para que reanude lo antes posible su operación.