La Casa blanca

WASHINGTON, Estados Unidos.- El Gobierno de Estados Unidos condenó este viernes "en los términos más enérgicos" el ataque terrorista a un lujoso hotel de Bamako (Mali) en el que murieron al menos 27 empleados y clientes y ofreció ayuda a ese país para investigar lo ocurrido.

"Podemos confirmar que el ataque ha terminado y continuamos coordinando con funcionarios estadounidenses sobre el terreno para verificar la ubicación de todos los ciudadanos estadounidenses en Mali", sostuvo en un comunicado el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ned Price.

El portavoz trasmitió las "sinceras condolencias" del Gobierno de Estados Unidos a las familias y seres queridos de los que murieron en este "ataque atroz".

"Estamos preparados para ayudar al Gobierno de Mali en los próximos días mientras se investiga este trágico ataque terrorista", indicó Price.

Un grupo presuntamente yihadista tomó hoy a 170 personas como rehenes en el hotel Blu Radisson de Bamako y la operación de rescate lanzada siete horas más tarde se saldó con 27 muertos, entre empleados y clientes del hotel, además de los 13 asaltantes, todos abatidos, según las cifras de la misión de la ONU en ese país (Minusma).

De la autoría del asalto al hotel se responsabilizaron dos grupos yihadistas, Al Murabitun (dirigido por el histórico Mojtar Belmojtar) y Al Qaeda en el Magreb Islámico, que afirmaron haber actuado conjuntamente en una llamada a la agencia mauritana Al Ajbar, generalmente bien conectada con los grupos yihadistas de la zona.

Los militares malienses han sido ayudados en la operación por fuerzas especiales de la Gendarmería francesa enviadas desde París (40 miembros), además de militares estadounidenses presentes en Mali y soldados del contingente nigeriano de la Minusma.

A primera hora del viernes, el Mando militar para África había informado de que "un pequeño equipo" de las Fuerzas de Operaciones Especiales de EE.UU. estaba participando en los esfuerzos para liberar a los rehenes.

En el comunicado, el portavoz de la Casa Blanca destacó la "valentía" de todas las fuerzas que participaron en la operación y "evitaron una mayor pérdida de vidas".

Por su parte, el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, detalló que alrededor de una docena de estadounidenses, entre ellos personal de la embajada en Bamako, fueron rescatados del hotel.

De acuerdo con Kirby, por el momento no se tiene constancia de estadounidenses muertos o heridos en el ataque.

Kirby también negó un rumor según el cual los trece asaltantes robaron un vehículo diplomático estadounidense, con el cual se presentaron en el hotel y pudieron así acceder a sus instalaciones, generalmente concurridas por diplomáticos, empresarios o militares extranjeros.

"No es verdad que hubiera un vehículo con matrícula diplomática estadounidense usado o implicado de alguna forma en el ataque", afirmó.

"Había un vehículo con matrícula diplomática en el hotel en el momento del ataque, pero estaba allí por propósitos completamente diferentes, y manejado por empleados del Gobierno, que pudieron escapar sin daños", aclaró el portavoz.