Lo que antes tenía un costo promedio de US$233,610 para ayudar crecer a un hijo hasta los 17 años o la secundaria, horas se sitúa en US$310,605 para una pareja de ingresos medios.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- La crianza de los hijos en Estados Unidos ha aumentado significativamente a causa de la alta inflación que está impactando esa economía, encareciendo los productos, bienes y servicios, de acuerdo al nuevo reporte basado en un estudio desarrollado por la Institución Brooklyn.

Lo que antes tenía un costo promedio de US$233,610 para ayudar crecer a un hijo hasta los 17 años o la secundaria, horas se sitúa en US$310,605 para una pareja de ingresos medios, incluyendo los gastos en alimentación, vivienda y otras necesidades en un niño nacido en 2015. Esto excluyendo la educación universitaria ya que conlleva otros tipos de gastos y consumos.

Esto partiendo de los datos ofrecidos por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, siglas en inglés, lo que significas que desde el 2017 al 2022 ha incrementado un 32.9%, con una diferencia absoluta de US$76,995.

La vivienda es el mayor gasto de las familias y representa casi un tercio del total de los gastos de crianza. El precio medio de la vivienda en julio, de US$ 403,800, subió un 10.8% respecto a hace un año, lo que supone más de una década de ganancias mensuales interanuales. Y los precios subieron en todo el país, ya que el 80% de las áreas metropolitanas de EE.UU. registraron aumentos de dos dígitos en el precio de la vivienda el trimestre pasado.

En tanto, la alimentación es la segunda partida presupuestaria más cara en la crianza de un niño, según el USDA, y representa el 18% del costo total en su cálculo original.

El año pasado, los precios de los alimentos aumentaron un 13.1%, el mayor incremento anual desde 1979, según la Oficina de Estadísticas Laborales. Casi todos los artículos de primera necesidad son más caros debido a la inflación: el precio de los huevos se disparó un 38%, el del pollo un 17.6% y el de la leche un 15.6%.