REDACCIÓN.- Estas quejas han sido presentadas de manera independiente y formal ante la OMC por considerar que las medidas arancelarias de esas cinco economías son "ilegales", a diferencia de los gravámenes impuestos por Washington, que responden a una cuestión de "seguridad nacional", aseguró en un comunicado la Oficina del Representante de Comercio de EE.UU.

El documento señala además que las medidas tomadas por el Gobierno norteamericano son "legítimas" y "justificadas dentro de la legislación estadounidense y de las normas internacionales".

Este lunes, China presentó ante la OMC una nueva denuncia formal contra Washington en relación a su anuncio de imponer aranceles adicionales a las importaciones chinas por valor de 200.000 millones de dólares, con un alcance muy superior a los gravámenes que ya han entrado en vigor por 34.000 millones.