WASHINGTON, EE.UU.- El Gobierno estadounidense anunció este lunes que suspendió su ayuda a Mali por el golpe de Estado militar en ese país, pero que mantendrá la asistencia alimentaria, al tiempo que calificó la situación de "inaceptable" porque la democracia está siendo "socavada".

"Hemos tomado la decisión de suspender nuestra asistencia al Gobierno de Mali, a la espera de que se resuelva la situación", explicó en su rueda de prensa diaria la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

No obstante, Nuland aclaró que EE.UU. va a seguir proporcionando "ayuda humanitaria y alimentaria" a los desplazados y a los afectados por la crisis alimentaria en la región.

La ayuda total de Estados Unidos a Mali ronda los 140 millones de dólares y la suspensión anunciada afectará aproximadamente a la mitad de ese monto, según la propia Nuland.

Estados Unidos ya había advertido la semana pasada con suspender su ayuda a Mali a causa del golpe de Estado militar contra el Gobierno del presidente Amadou Toumani Toure del pasado 21 de marzo.

Los golpistas, liderados por el capitán Amadou Haye Sanogo, aseguran que han derrocado al Gobierno porque no ha sido capaz de acabar con la rebelión de tribus Tuareg en el norte del país.

Las fronteras del país están cerradas y el espacio aéreo solo se abrió una vez el sábado para permitir el aterrizaje de un avión que transportaba a una delegación de la Comunidad Económica de África Occidental (CEDEAO) con la misión de entablar conversaciones con Sanogo.