EE.UU. apoya la posición de los civiles sirios que se niegan a responder con las armas.