No obstante, remarcó, eso dependerá "de los hechos y el comportamiento" de ese Gobierno y "no de las palabras". 

Washington.- Los ministros de Exteriores de EE.UU., Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, Turquía y Catar, además de la Unión Europea (UE) y la OTAN, comenzaron este lunes una reunión virtual para coordinar los siguientes pasos respecto a Afganistán tras la retirada de las tropas internacionales.

El encuentro, que está encabezado por el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, se produce a apenas un día del fin de la presencia militar estadounidense en el país centroasiático.

En un comunicado, emitido antes de la reunión, el Departamento de Estado subrayó que los participantes, a los que calificó de "aliados clave", hablarán de "un enfoque coordinado para los días y semanas próximos" en Afganistán.

Estados Unidos ha iniciado ya la fase de repliegue de sus tropas en Kabul, destinadas a garantizar la seguridad del aeropuerto de la capital afgana durante las evacuaciones de ciudadanos estadounidenses y de sus aliados afganos.

Hasta el momento, han sido sacados de Afganistán 5.400 estadounidenses, del total de casi 120.000 personas, incluidos colaboradores afganos y ciudadanos de terceros países, que han salido del país en las últimas dos semanas.

Las labores de evacuación de los últimos días se producen en medio de un creciente riesgo de ataques después del registrado en el aeropuerto de Kabul el pasado jueves, reivindicado por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), que dejó 13 soldados estadounidenses muertos y 18 heridos, y en el que también fallecieron y fueron heridos decenas de afganos.

La Casa Blanca ha asegurado que ni EE.UU. ni sus aliados tienen prisa por reconocer un Gobierno de los talibanes en el futuro próximo tras la retirada completa prevista, a más tardar, para este martes.

El pasado viernes, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, reconoció que su país está "discutiendo activamente" si mantendrá presencia diplomática en Afganistán después de esa fecha, pero que primero tienen que haber unas condiciones de "seguridad básicas" sobre el terreno.

Además, citó "una serie de criterios que deben cumplirse" por parte del futuro Gobierno afgano para que EE.UU. pueda "trabajar" con él, entre los que mencionó el "respeto" a los derechos de sus ciudadanos, especialmente de las mujeres, y que "cumpla con sus compromisos antiterroristas".

No obstante, remarcó, eso dependerá "de los hechos y el comportamiento" de ese Gobierno y "no de las palabras".