El sospechoso, Samuel J. Cassidy, de 57 años, abrió fuego contra sus compañeros de trabajo en el patio de maniobras de la Autoridad del Transporte del Valle de Santa Clara

San Francisco.- El autor del tiroteo que causó la muerte a nueve personas el miércoles en San José (California, EE.UU.) tenía objetivos concretos contra quienes atentar y eligió a sus víctimas antes de quitarse la vida de un disparo, informó este jueves la Policía.

El sospechoso, Samuel J. Cassidy, de 57 años, abrió fuego contra sus compañeros de trabajo en el patio de maniobras de la Autoridad del Transporte del Valle de Santa Clara (VTA, por sus siglas en inglés), pero eligió contra quién apuntaba y contra quién no.

La alguacil del condado de Santa Clara, Laurie Smith, explicó en una rueda de prensa que, por lo menos en un caso, Cassidy se dirigió a uno de sus compañeros y le dijo "a ti no te voy a disparar".

Smith también reveló que el sospechoso disparó 39 veces tras acceder al que era su lugar de trabajo armado con dos pistolas semiautomáticas y once cargadores de munición.

En el patio de maniobras se almacenan y llevan a cabo las tareas de mantenimiento de los vagones de tren, y el sospechoso estaba empleado como técnico.

El resto de los fallecidos, que fueron identificados este jueves por la Policía, eran todos empleados de la VTA, y por tanto, compañeros de Cassidy.

Sus nombres y edades son: Paul Delacruz Megía, 42; Taptejdeep Singh, 36; Adrián Balleza, 29; José De Jesús Hernández, 35; Timothy Michael Romo, 49; Michael Joseph Rudometkin, 40; Abdolvahab Alaghmandan, 63; Lars Kepler Lane, 63; y Alex Ward Fritch, 49.

Este último falleció en las pasadas horas en el hospital, donde había sido trasladado en estado crítico, e hizo ascender el total de muertos por el tiroteo a 10 (incluyendo al propio Cassidy, que se suicidó).

La Policía recibió la primera llamada de aviso del tiroteo a las 06.34 del miércoles hora local (13.34 GMT), justo cuando se producía el cambio de turno en el que se marchaban los empleados del turno de noche y llegaban los de la mañana.

Los agentes que se personaron en la zona tras recibir la alerta no llegaron a realizar un solo disparo, pero acorralaron al sospechoso y pudieron observar cómo se quitaba la vida de un disparo.

Justo antes de dirigirse al centro de trabajo, el sospechoso preparó un artefacto a tiempo retardado en su casa de San José que hizo que se declarara un incendio justo al mismo tiempo en que él estaba disparando contra sus compañeros.

La Policía sigue investigando los motivos detrás del tiroteo y la exesposa del sospechoso indicó a los medios locales que décadas atrás, Cassidy ya habría amenazado con matar a personas con las que trabajaba.