NUEVA YORK, EE.UU.- El petróleo de Texas subió este jueves el 0,5 % y cerró en 102,31 dólares, impulsado por las tensiones entre Irán y varios países europeos y tras divulgarse datos macroeconómicos mejores de lo previsto en Estados Unidos.

Al final de la cuarta jornada de la semana en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex) los contratos de futuros del Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en marzo, los de más próximo vencimiento, sumaron 51 centavos al precio de cierre del miércoles.

El crudo de referencia para EE.UU. llegó así a su valor máximo desde el pasado 4 de enero, cuando acabó la sesión a 103,22 dólares por barril.

Por segunda sesión consecutiva, la cotización de los futuros del WTI se vio presionada al alza por la tensión entre Irán y los países europeos a los que suministra a raíz del embargo contra la importación de petróleo impuesto por la Unión Europea que entrará en vigor en junio.

Irán inicialmente amenazó el miércoles con "reconsiderar" las ventas, pero luego rectificó y explicó que estudia nuevas condiciones, como exigir el cobro por adelantado de los pedidos de crudo.

Por otra parte, el petróleo de Texas también se encareció después de que el Departamento de Trabajo estadounidense anunciara que el número semanal de solicitudes de subsidio bajó en 13.000 para quedar la semana pasada en 348.000, su nivel más bajo desde marzo de 2008.

Otro dato que animó a la demanda de crudo fue la construcción de viviendas nuevas, que en enero aumentó el 1,5 % en Estados Unidos, el primer consumidor energético mundial junto a China.

Los contratos de gasolina con vencimiento en marzo ganaron 4 centavos y quedaron en 3,04 dólares por galón (3,78 litros).

A su vez, los pedidos de gasóleo para calefacción también para entrega ese mes subieron 1 centavo y cerraron en 3,2 dólares por galón.

Los contratos de gas natural de marzo se dispararon 14 centavos y terminaron la sesión en 2,56 dólares por cada mil pies cúbicos, tras informar el Departamento de Energía de EE.UU. que las reservas en el país se redujeron la semana pasada 127.000 millones de pies cúbicos.