La orden entrará en vigor el próximo 19 de julio.

Washington.- Los agentes del Buró Federal de Investigación (FBI) de Estados Unidos deberán intervenir si observan cómo miembros de otros cuerpos policiales usan fuerza excesiva contra detenidos o sospechosos, según una orden del Departamento de Justicia.

El texto, fechado a 20 de mayo y enviado a las distintas oficinas del FBI esta semana, obliga a los agentes a actuar para prevenir o poner fin a cualquier agente de la ley "que esté usando fuerza excesiva de una manera contraria a la Constitución, al resto de leyes federales o a las políticas del Departamento de Justicia".

Se trata de la primera vez en 18 años que el Gobierno estadounidense actualiza el protocolo de intervención ante estas situaciones para los agentes del FBI, y se produce justo antes del segundo aniversario de la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco en Mineápolis en 2020.

Ese suceso, en que el agente usó fuerza excesiva al colocar su rodilla sobre el cuello de Floyd, desató enormes y continuas protestas en ciudades a lo largo y ancho de EE.UU. durante la primavera y el verano de 2020.

Además de al FBI, la nueva normativa del Departamento de Justicia también afecta a los agentes de los otros cuerpos que dependen de esta rama del Gobierno federal: la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos; la Administración de Control de Drogas, la Oficina de Prisiones y el Servicio Nacional de Alguaciles.

La orden entrará en vigor el próximo 19 de julio.