Por su parte, el Partido Demócrata ha sido incapaz de utilizar su mayoría en las dos cámaras del Congreso para aprobar una normativa federal que garantice unas mismas reglas en todo el país, lo que está alarmando a los activistas que defienden el derecho al voto.

Washington.- El Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó este jueves una demanda contra la nueva ley electoral del estado de Texas por las restricciones que impone al voto.

El Gobierno de Joe Biden argumenta en su querella que la norma aprobada en septiembre por los republicanos, que tienen el poder estatal, viola los derechos civiles de personas mayores, con discapacidades o que no hablan inglés.

La ley, de hecho, limita la posibilidad del voto por correo y su promoción por parte de las autoridades.

Así mismo, prohíbe que los trabajadores de centros electorales ayuden a votantes que lo necesiten con, por ejemplo, traducciones del inglés a otros idiomas y da mayor poder a los interventores partidistas.

Desde las elecciones presidenciales de 2020, cuyo resultado gran parte del Partido Republicano se ha negado a reconocer, varios estados -que son quienes controlan el proceso electoral- dominados por los conservadores han aprobado normas restringiendo el voto.

En total, 33 nuevas leyes han entrado en vigor en 19 de los 50 estados de la Unión.

Por su parte, el Partido Demócrata ha sido incapaz de utilizar su mayoría en las dos cámaras del Congreso para aprobar una normativa federal que garantice unas mismas reglas en todo el país, lo que está alarmando a los activistas que defienden el derecho al voto.

Es en este contexto que entra en escena del Departamento de Justicia, que en junio ya presentó otra querella en este caso contra Georgia acusando al estado de discriminar a los votantes afroamericanos en una nueva ley electoral.