Este miércoles se sumaron los secretarios de Infancia, de Educación, del Tesoro y de Interior, entre otros funcionarios de jerarquía.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Otros tres miembros del Gobierno del conservador Boris Johnson -dos secretarios de Estado y una ayudante en el ministerio de Transporte- presentaron este miércoles sus dimisiones, después de las sorpresivas renuncias de Rishi Sunak como titular de Economía y de Sajid Javid como responsable de Sanidad.

Los secretarios de Estado del Tesoro y de la Infancia, los diputados John Glen y Will Quince, respectivamente, y la ayudante parlamentaria en el ministerio de Transporte, la diputada Laura Trott, anunciaron hoy sus renuncias tras los escándalos que han salpicado a Johnson.

En su carta de dimisión al primer ministro, Quince señaló que se apartaba del Ejecutivo con "gran tristeza" después de que Johnson reconociera -tras negarlo en un principio- que sí sabía que el diputado Chris Pincher -exresponsable de la disciplina del grupo parlamentario conservador- había sido investigado en el pasado por comportamientos inapropiados hacia hombres.

Glen, por su parte, indicó que se apartaba del Ejecutivo por "la falta de criterio" cuando en su día designó a Pincher como responsable de la disciplina del grupo parlamentario, por lo que le resultaba "imposible" continuar como secretario de Estado.

Asimismo, Trott señaló en su cuenta de Facebook que la confianza en la política es de "gran importancia", pero que en los últimos meses esa confianza "se ha perdido".

Asimismo, presentaron ayer la dimisión dos secretarios privados en el Partido Conservador, Jonathan Gullis y Saqib Bhatti.

El secretario de Estado de educaciónRobin Walker, lamentó al presentar su dimisión que los “grandes logros” del gobierno hayan sido “ensombrecidos por errores y cuestiones de integridad”.

Poco después, Victoria Atkins renunció como ministra del Ministerio del Interior y dijo que “la integridad, la decencia, el respeto y el profesionalismo” deberían importar.

Jo Churchill renunció como ministra de Medio Ambiente, criticando el enfoque de liderazgo “jocoso y egoísta” de Johnson.

Asimismo, presentaron ayer la dimisión dos secretarios privados en el Partido Conservador, Jonathan Gullis Saqib Bhatti.

Además de Sunak y Javid -que eran considerados piezas clave en el Ejecutivo británico-, el martes dimitieron otros diputados que ocupaban cargos de menor responsabilidad, entre ellos Bim Afolami, que dimitió como vicepresidente del partido conservador, y Andrew Murrison, que se apartó como enviado comercial ante Marruecos.

El primer ministro conservador está hoy sumido en su crisis más profunda desde que ganó las elecciones generales de 2019. Johnson se somete hoy a la sesión semanal de control en la Cámara de los Comunes y también comparecerá ante la comisión de Enlace (que agrupa a los presidentes de todas las comisiones parlamentarias).

El líder conservador superó recientemente una moción de censura interna de su partido, pero la votación evidenció el descontento del 41 % de los parlamentarios "tories" con su gestión y con la serie de escándalo que han salpicado al primer ministro.

Entre ellos el de las fiestas en la residencia oficial de Downing Street durante la pandemia o por tratar de ocultar que sabía los antecedentes del diputado Chris Pincher.

De acuerdo con los medios, los "rebeldes" conservadores contrarios a Johnson quieren modificar las reglas del influyente Comité 1922 - que agrupa a los diputados del partido sin cartera- para poder convocar una segunda moción de censura contra el "premier".

En virtud de las actuales reglas de ese comité, Johnson no puede afrontar por doce meses otra moción de censura.