MADRID, España.- El Ministerio español de Asuntos Exteriores y de Cooperación expresó este miércoles su "más profundo pesar por las trágicas consecuencias" del incendio ocurrido en la granja penal de Comayaua, en la región central de Honduras, que ha ocasionado la pérdida de un elevado número de vidas humanas.

Más de 350 presos pueden haber muerto en ese suceso ocurrido la víspera, aunque la cifra puede variar porque se cree que algunos reclusos se han fugado, según fuentes oficiales de ese país.

En un comunicado, el Gobierno de España transmite sus mas sinceras condolencias al Ejecutivo hondureño y a los familiares de los fallecidos, y desea la pronta recuperación de los heridos.

La Embajada de España en Tegucigalpa sigue con atención lo sucedido y confirma que no había ningún preso de nacionalidad española recluido en este penal, ni constancia de víctimas españolas entre los fallecidos.