WASHINGTON, EE.UU.- El jefe de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah), el chileno Mariano Fernández, advirtió este viernes de la "frágil" estabilidad política de Haití.

Fernández, que asumió su cargo hace ocho meses, señaló en una conferencia en el Diálogo Interamericano, un centro de análisis políticos de Washington, que en el periodo que lleva al frente de la misión ha visto "lentos progresos" en la estabilidad política de Haití.

Si bien reconoció el "impecable" proceso de traspaso de poder del presidente René Préval al presidente electo Michel Martelly por "primera vez en la historia", también recordó el largo proceso de formación de Gobierno que se extendió durante cinco meses.

Asimismo, citó la dimisión del primer ministro, Garry Conille, cuatro meses y medio después de que el Parlamento confirmara su cargo como muestra de que "hoy tenemos una situación política estable (pero) frágil", señaló.

El objetivo, dijo, es lograr la consolidación de un Estado que pueda garantizar el funcionamiento de las instituciones, porque "si no podemos avanzar en la construcción de las instituciones, va a ser muy difícil salir de este estancamiento en el nivel social y económico".

"No se puede avanzar sin las instituciones", aseveró.

En cuanto al rol que pueden jugar el exdictador Jean Claude Duvalier y el expresidente Jean Bertrand Aristide, que regresaron del exilio el pasado año, el diplomático chileno dijo que no ve que vayan a tener un "papel importante" en el panorama político.

Fernández destacó el papel de Brasil al frente de la Minustah y señaló que la misión se está ajustando para ir reduciendo, "pero de manera organizada" el número de tropas, según el mandato de la ONU que quiere volver a los niveles de antes del terremoto de 2010, pero subrayó el compromiso de permanecer "hasta que cumplamos la misión".

"Queremos tener el cronograma mas preciso posible, depende de cómo avancemos con las instituciones y las fuerzas de seguridad", señaló.

En el acto estuvo presente la infanta Cristina, quien reside en Washington desde mediados de 2009.

Al final de la conferencia, la infanta indicó a un grupo de periodistas que había acudido al Diálogo Interamericano tanto por interés personal como profesional, ya que la Fundación La Caixa para la que trabaja, realiza proyectos de cooperación y desarrollo en Haití