El Gobierno de Japón anunció horas antes una nueva ronda de sanciones contra altos cargos políticos y militares rusos, así como la prohibición adicional de exportaciones niponas de componentes que puedan ser empleados en la contienda en Ucrania.

MOSCÚ.- El Kremlin restó este viernes importancia a las nuevas sanciones anunciadas por Japón y dijo que Rusia ya se ha adaptado a las restricciones.

"Cada vez nos adaptamos más a la vida bajo estas sanciones, se activan los elementos compensatorios tanto en el ámbito económico como en el social", dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa telefónica diaria.

Agregó que las nuevas sanciones "no aportan nada".

El Gobierno de Japón anunció horas antes una nueva ronda de sanciones contra altos cargos políticos y militares rusos, así como la prohibición adicional de exportaciones niponas de componentes que puedan ser empleados en la contienda en Ucrania.

Las medidas punitivas aprobadas este viernes por el Gabinete de Gobierno nipón incluyen la congelación de activos de 36 personas y tres organizaciones, entre ellos Konstantin Chuichenko, ministro de Justicia ruso, y varios viceministros, secretarios de Estado y altos mandos militares.

Entre los sancionados también figuran líderes políticos de las autoproclamadas repúblicas prorrusas en Ucrania, así como personas del entorno del oligarca Suleimán Kerimov, considerado una figura cercana al presidente ruso Vladímir Putin y también sujeto a sanciones niponas desde el marzo pasado.

Japón también ha decidido vetar las exportaciones a 49 organizaciones vinculadas a la invasión de Ucrania y prohibir las ventas de determinados componentes, lo que se suma al veto que ya aplicaba Tokio al envío de semiconductores y otras partes y dispositivos tecnológicos.

Rusia descartó hace semanas la posibilidad de continuar las negociaciones sobre la firma de un tratado de paz con Japón, pendiente desde el fin de la II Guerra Mundial, debido a la "postura inamistosa" y las "amenazas" de Tokio contra Moscú.