"Estamos operando todos los servicios que podemos con el personal con el que contamos", agrega la misiva de la aplicación oficial de la Autoridad Metropolitana de Transporte.

NUEVA YORK.- El metro de Nueva York se ha visto forzado a suspender el servicio de tres de sus líneas este jueves como resultado de la falta de personal provocado por la oleada de coronavirus que se registra en la ciudad.

"Como todos en Nueva York, nos hemos visto afectados por la subida de casos de covid", reza un mensaje en la aplicación oficial de la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA, sus siglas en inglés), que gestiona la red de uno de los metros más importantes del mundo.

"Estamos operando todos los servicios que podemos con el personal con el que contamos", agrega la misiva.

La línea W, que recorre parte de Queens y Manhattan, fue suspendida este miércoles y también este jueves, mientras que la líneas B y Z han dejado de estar operativas este jueves, y la MTA no ha concretado cuándo volverán a la normalidad.

Pese a las suspensiones, todas las estaciones del metro de Nueva York seguirán estando abiertas las 24 horas del día los 7 días de la semana, como ha sucedido durante buena parte de los más de 100 años de vida que tiene el sistema subterráneo de la Gran Manzana.

Para tratar de controlar la oleada de casos de coronavirus, se han instalado en la red de metro siete centros de pruebas de coronavirus, entre las que destacan la de Times Square, Grand Central y Penn Station, todas ellas en Manhattan, y la de Broadway Junction, en Brooklyn.

Según los datos publicados por las autoridades este jueves, el estado de Nueva York registró este miércoles un total de 74.000 casos positivos, casi el doble de los registrados dos días antes, lo que sitúa la tasa de positividad en un 22 %.

También la policía neoyorquina admitió hoy que la quinta parte de su personal está de baja por enfermedad, lo que ha llevado a la dirección a suspender las libranzas y vacaciones de todos los agentes que los habían solicitado para los días 31 y 1 de enero.

Y pese a ello, la ciudad no ha cancelado la fiesta multitudinaria de Fin de Año en Times Square, ni ha decretado cierres de comercios, oficinas o salas de espectáculos.