“Y cuando uno habla de derechos humanos restringidos, hay quienes se preguntan por qué si somos todos humanos, y sí, pero se les restringen cuando han cometido una falta; por ejemplo, un preso no tiene derecho a votar. Es derecho humano votar e ir donde uno quiere, pero no si se está preso. En Estados Unidos, por ejemplo, hay pena de muerte, es decir, tenemos derecho a la vida, pero no si tiene pena de muerte”

REDACCIÓN.-  El presidente de El Salvador, Nayib Bukele envió un fuerte mensaje en el que retó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la denuncia que hay en su contra por detenciones en régimen de excepción.

“Hace poco me comunicaron sobre una acción que quiere tomar la CIDH contra El Salvador por el combate a las pandillas. Yo me pregunto: ¿qué hizo la CIDH en los últimos 30 años cuando las pandillas estaban masacrando a nuestro pueblo?, ¿por qué nunca se pronunciaron a favor de nuestro pueblo honrado? Pero parecería que ahora que estamos logrando defender los derechos del pueblo salvadoreño honrado, defender los derechos humanos de las personas que no deben estar restringidos, entonces ahora dicen que estamos violando los derechos humanos de ese pequeño porcentaje de salvadoreños, cuyos derechos deben estar restringidos para que los demás puedan tener sus derechos humanos no restringidos”, dijo el mandatario salvadoreño.

“Y cuando uno habla de derechos humanos restringidos, hay quienes se preguntan por qué si somos todos humanos, y sí, pero se les restringen cuando han cometido una falta; por ejemplo, un preso no tiene derecho a votar. Es derecho humano votar e ir donde uno quiere, pero no si se está preso. En Estados Unidos, por ejemplo, hay pena de muerte, es decir, tenemos derecho a la vida, pero no si tiene pena de muerte”, explicó.

“Aquí en El Salvador no tenemos pena de muerte, y ni siquiera hay cadena perpetua. Por eso afuera no entienden la necesidad de hacer estas cosas, pero los salvadoreños sí lo entienden, y por eso aplauden estas medidas así se oponga la CIDH. Lo único que muestra la CIDH es de qué lado están ellos, si de lado de la gente honrada o de los delincuentes, y lo grave no es en El Salvador, porque nosotros vamos a hacer lo mejor para los salvadoreños, diga lo que diga la CIDH”, agregó.

“Lo importante es el mensaje para los demás países de Latinoamérica. Ustedes van a ver en los próximos días si esta organización está de lado de ustedes o de los criminales, si se pone de lado de los criminales en El Salvador, no dude que está de lado de los criminales en sus países también, y lo que pasará es que los gobiernos de sus países van a tener miedo de combatir la delincuencia para no ganarse sanciones de la CIDH, y si algún gobierno osa desafiar a los protectores de los delincuentes y defender a la gente honrada, entonces los van a sancionar también”, concluyó.

Esto se debe a que organizaciones humanitarias denunciaron en septiembre al estado de El Salvador ante la CIDH por la presunta detención arbitraria de 152 personas bajo el régimen de excepción que rige desde hace seis meses para combatir las pandillas.

“Esta denuncia contra el Estado de El Salvador se ha interpuesto (ante la CIDH) porque tenemos un registro de 152 casos de personas que han sido detenidas de forma arbitraria en el régimen de excepción y con ello se han violado derechos humanos fundamentales”, aseguró en una rueda de prensa el abogado Alejandro Díaz.

Díaz, representante de la organización Tutela Legal “María Julia Hernández”, explicó que en la denuncia se planteó que los derechos violados “son el derecho a la vida, a la integridad, libertad, protección judicial y garantías judiciales”.

Díaz explicó que tras “agotar” diversos mecanismos ante instancias de justicia salvadoreña decidieron llevar la denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, un órgano autónomo de la Organización de los Estados Americanos con sede en Costa Rica.