Agregó que en Haití “se están lavando las manos, están echándole toda la culpa; lo que más me duele es que siempre señalan a mi hermano. Él es un gran hermano, un gran padre, un gran hijo, y yo meto la mano por él”, dijo.

REDACCIÓN.- Jaime Alberto Grosso, hermano Manuel Antonio Grosso, ex militar colombiano y uno de los principales acusados de asesinar al presidente de Haití, Jovenel Moise, dijo estar asombrado de que digan que su hermano está involucrado en el magnicidio, pues asegura que él no sería capaz de hacerle mal a nadie y que por el contrario fue engañado.

“Él no es capaz de hacerle mal a nadie, él está entrenado para actuar pero no en esas circunstancias de la vida. En este momento pienso que a mi hermano, a esa gente, le hicieron un engaño”, manifestó a Revista Semana.

Agregó que en Haití “se están lavando las manos, están echándole toda la culpa; lo que más me duele es que siempre señalan a mi hermano. Él es un gran hermano, un gran padre, un gran hijo, y yo meto la mano por él”, dijo.

El hermano del exmilitar precisó haber recibido información vía WhatsApp sobre que a su familiar supuestamente le pusieron “una trampa”, por lo que pidió que no lo juzguen e insistió que él es inocente.

“Eso ahí hay un calentado y una gente dura en ese proceso y lo que me he dado cuenta es que ahí hay harta gente de Haití, profesionales”, puntualizó.

A su vez, Jaime Alberto Grosso fue más allá y dió entender que personal de seguridad del presidente Jovenel Moïse, lo habría asesinado.

“Cuando hubo el asesinato del presidente era la 1:30 de la mañana entonces el contingente de mi hermano entró casi a las tres de la mañana y auxiliaron a la esposa del presidente que hoy está en el hospital de Miami. Ahí falta hablar ella porque no he escuchado que diga “los colombianos me salvaron a mí la vida”.

Agregó que “mi hermano no es capaz de hacer esa vuelta, confío en la inocencia de mi hermano”.

De acuerdo con Jaime Alberto Grosso su hermano llegó a Haití como escolta del anillo de seguridad del presidente Moïse y que por ende no iba a hacer nada malo junto a sus compañeros.

“Me dijo que le había salido un trabajo para el extranjero como a los otros muchachos, a él lo contactaron por WhatsApp como a todos los grupos, pero él simplemente iba como anillo de escolta no más. Tengo entendido que hay más involucrados, creo que los que hicieron eso están prófugos o no sé si ya los cogerían”, recalcó.

Además, Jaime Alberto Grosso pidió a Haití que le permita establecer comunicación entre los exmilitares detenidos y sus familias, sobre todo con las esposas de ellos.

“A esto toca buscarle solución, ante todo quiero limpiar el honor de mí hermano porque él no es malo. Delante de todos los medios meto la mano por mi hermano”, insistió.

La última vez que habló con su hermano

Informó que fue el pasado lunes 5 de julio por medio de una vídeollamada donde le dijo que ahí iba con su trabajo, y que no le manifestó nada más porque la señal estaba

“Quiero que no juzguen a mi hermano, no lo tachen como si fuera lo peor”, sostuvo.

Además, pidió “indicarle a ellos que no están solos, porque aquí en Colombia están todas las mujeres de ellos intrigadas, llorando, las noches son en vela. Son mujeres que quieren saber algo de ellos, al menos una videollamada”.

¿Quién es Manuel Antonio Grosso?

Grosso cuenta con varios cursos especiales de combate, fue miembro de las fuerzas especiales y de los escuadrones de antiguerrilla y es conocido por ser un hábil paracaidista.

Tras el magnicidio el pasado miércoles 7 de julio del presidente de Haití, Jovenel Moïse, las autoridades de ese país capturaron al exmilitar colombiano Manuel Antonio Grosso por su presunta responsabilidad en ese crimen que conmociona al mundo.

Tiene 41 años, fue soldado profesional del Ejército y oriundo de Sogamoso, Boyacá. Era miembro del Batallón de Infantería Simón Bolívar número 1 y se retiró de la institución el 31 de diciembre de 2019.

Fuente: Semana