Ciudad del Vaticano.- El papa Benedicto XVI hizo este miércoles un apremiante llamamiento a la pacificación de Costa de Marfil y al diálogo, "para que se eviten nuevos derramamientos de sangre".

El Pontífice hizo el llamamiento ante varias decenas de miles de personas que asistieron en la plaza de San Pedro del Vaticano a la audiencia pública de los miércoles.

"La violencia y el odio siempre son una derrota. Por esto hago un nuevo llamamiento a todas las partes implicadas, para que se de paso a la pacificación y al diálogo y se eviten nuevos derramamientos de sangre", afirmó el Obispo de Roma.