Las circunstancias en torno a su muerte no han sido aclaradas, pero la AIPS confirmó que no estaba trabajando en el momento de su muerte y, según los informes, murió de un ataque al corazón.

Doha.- El sector del periodismo, que reúne a miles de profesionales en la cobertura del Mundial de Qatar 2022 está de luto con el fallecimiento de tres informadores.

El primero en conocerse, el pasado viernes, fue el estadounidense Grant Wahl, referencia del fútbol de su país, que falleció a los 48 años tras sufrir un paro cardíaco cuando iba a cubrir el encuentro entre Argentina y Países Bajos.

Wahl, que días antes había sido uno de los más de ochenta periodistas homenajeados por la Asociación de la Prensa Deportiva Internacional (AIPS) por haber cubierto ocho o más fases finales de la Copa del Mundo, se desvaneció en la misma tribuna de prensa del estadio de Lusail, donde se disputó aquel partido de cuartos de final.

En su blog, Wahl explicó el pasado lunes que había tenido algunos problemas de salud en los últimos días y que recibió tratamiento en Catar para lo que parecía ser una bronquitis.

"Mi cuerpo finalmente se ha desmoronado. Tres semanas de poco sueño, elevado estrés y mucho trabajo pueden hacerte esto", dijo al contar que lo que parecía "un resfriado" pasó a ser algo "más severo" la noche del partido de octavos entre Estados Unidos y Países Bajos.

El cuerpo de Grant Wahl ha sido repatriado este pasado lunes a Estados Unidos, informaron autoridades del país norteamericano. "Podemos confirmar que esta mañana, los restos y pertenencias de Grant Wahl fueron repatriados a Estados Unidos", explicó el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, en una rueda de prensa.

Price aseguró que la Embajada estadounidense en Doha "ha trabajado muy de cerca con la familia" del periodista para "cumplir sus deseos", y detalló que miembros del cuerpo consular acompañaron los restos de Wahl en el vuelo de regreso a su país.

A petición de los familiares, el cuerpo del periodista fue entregado a un centro médico de Nueva York para que le realicen una autopsia.

El portavoz de la diplomacia estadounidense dijo que el cuerpo no presenta señales de una muerte violenta y aseguró que la colaboración con las autoridades cataríes fue "excelente".

Eric Wahl, hermano del periodista, dijo en redes sociales que Grant Wahl había recibido amenazas de muerte y sugirió que fue asesinado, pero luego se desdijo de sus palabras.

La FIFA homenajeó al informador norteamericano antes del partido entre Inglaterra y Francia, al situar una fotografía y unas flores en el lugar de la tribuna de prensa en el que se iba a ubicar para cubrir el partido.

El segundo informador del que hubo noticia de su fallecimiento fue el fotoperiodista catarí Khalid al-Misslam, de 44 años, que murió "repentinamente" el domingo, según confirmó Al-Kass TV, el medio para el que trabajaba.

Las circunstancias en torno a su muerte no han sido aclaradas, pero la AIPS confirmó que no estaba trabajando en el momento de su muerte y, según los informes, murió de un ataque al corazón.

“Creemos en la misericordia y el perdón de Alá para él, y enviamos nuestras más profundas condolencias a su familia”, publicó el diario local The Gulf Times.

Así mismo, a través de la AIPS se conoció que tres semanas antes había fallecido en Catar el director técnico de ITV Roger Pearce, según confirmó la propia cadena.

Pearce, de 65 años, falleció antes del partido entre Gales y Estados Unidos, que se disputó el día 21 de noviembre, en lo que era el inicio de su octava cobertura mundialista, a las que hay que añadir otras numerosas como en Eurocopas, Mundiales de rugby, Mundiales de Fórmula Uno y de Rallys o Liga de Campeones, entre otros.

La FIFA ha abierto libros de condolencias en los centros de prensa en los estadios donde se disputan los últimos encuentros (Lusail, Al Bayt y Khalifa) para que quien lo desee envíe un mensaje escrito de cariño y pésame a las familias y amigos de los fallecidos.