Berlín.- El presidente de Alemania, Christian Wulff, anunció hoy su dimisión en una breve comparecencia pública en el Palacio de Bellevue, ante las acusaciones de corrupción y tráfico de influencias en su contra.

La dimisión del máximo mandatario germano se produjo después de que la fiscalía de Hannover, al norte del país, solicitara ayer al Bundestag, el parlamento alemán, que levante la inmunidad de Wulff para abrir una investigación contra su persona.

"Alemania necesita un presidente que cuente con un amplio respaldo de la población", dijo el ya presidente saliente al reconocer que este no es el caso en estos momentos, tras la previsible actuación de la justicia en su contra.

"Estoy convencido de que (las investigaciones) conducirán a un total descargo (de mi persona)", afirmó Wulff, quien aseguró haber sido "siempre honrado" en el ejercicio de sus funciones como presidente de Alemania y anteriormente como jefe del gobierno del estado federado de Baja Sajonia.

Wulff expresó su rechazo a las informaciones en su contra aparecidas en la prensa alemana durante los dos últimos meses y declaró que las noticias publicadas por los medios "han herido a mi mujer y a mi".