En enero, la reina Isabel II le despojó de todos sus puestos militares honorarios, entre ellos el de coronel de las Guardias Granaderas y tuvo que renunciar, además, a su título de Alteza Real.

LONDRES.- El príncipe Harry, el hijo menor del rey Carlos III, podrá finalmente llevar el uniforme militar durante la vigilia que celebrarán mañana sábado los nietos de la soberana ante su ataúd tras un cambio de parecer, según revelan hoy medios locales.

En un principio se había indicado desde el palacio de Buckingham que Harry solo podría vestir con traje de día en los eventos previos al funeral de su abuela, durante los días oficiales de luto, pese a que el duque de Sussex pasó 10 años en el Ejército, entre ellos dos períodos sirviendo en misiones en la provincia de Helmand, en Afganistán, en 2008.

Harry y su esposa, Meghan, abandonaron sus funciones como miembros a tiempo completo de la monarquía en enero de 2020 para mudarse a Estados Unidos, donde residen con sus hijos, Archie y Lilibet.

Sin embargo, según reveló inicialmente anoche citando fuentes oficiales el tabloide británico The Sun, Harry podrá finalmente lucir su uniforme militar en la vigilia que celebrarán los ocho nietos de la soberana, como el príncipe de Gales, y sus primos Peter Phillips y Zara Tindall.

También se ha hecho una excepción con el duque de York, el príncipe Andrés, hijo de la reina, a quien también se permitirá vestir con su uniforme militar como "señal especial de respeto" en otra vigilia que los hijos de la soberana celebrarán esta tarde, según ya confirmó esta semana el palacio de Buckingham.

Andrés, el segundo hijo de Isabel II y el duque de Edimburgo, tuvo que abandonar sus actividades públicas como miembro de la realeza tras haberse visto involucrado en el escándalo de abuso sexual de menores del fallecido pederasta norteamericano Jeffrey Epstein y tras llegar a un acuerdo extrajudicial con una mujer que le acusó de haber abusado de ella cuando era menor de edad.

El pasado enero, la reina le despojó de todos sus puestos militares honorarios, entre ellos el de coronel de las Guardias Granaderas y tuvo que renunciar, además, a su título de Alteza Real.

El hermano del rey Carlos III, que fue oficial en las Fuerzas de la Marina Real y luchó en la guerra de las Malvinas, conserva, sin embargo, su cargo de vicealmirante.