El Gobierno británico confirmó este domingo las primeras medidas que tomará para frenar la propagación de la variante ómicron del coronovirus, que incluyen mascarillas en algunos espacios cerrados, test PCR al regresar del extranjero y acelerar la dosis de refuerzo de la vacuna.

LONDRES.- La Agencia británica de seguridad sanitaria (UKHSA, en inglés) confirmó este domingo que se ha detectado un tercer contagio con la variante ómicron en el Reino Unido, que se suma a otros dos identificados previamente también en la región de Inglaterra.

La UKHSA señaló que esta última persona que dio positivo procedía del sur de África -donde primero se detectó esta variante- y ya no se encuentra en territorio británico, aunque se sabe que pasó por varios lugares de la capital, Londres.

La Agencia trata ahora de ubicar a todos los contactos del contagiado y advierte de que "es muy probable" que se localicen más infecciones en los próximos días.

Anteriormente, las autoridades sanitarias informaron de otros dos casos positivos por ómicron en el condado de Essex y en la ciudad de Nottingham, este y centro de Inglaterra, respectivamente.

Estos casos "están conectados" entre ellos y con Suráfrica y las dos personas realizan actualmente un confinamiento junto con sus familiares.

El Gobierno británico confirmó este domingo las primeras medidas que tomará para frenar la propagación de la variante ómicron del coronovirus, que incluyen mascarillas en algunos espacios cerrados, test PCR al regresar del extranjero y acelerar la dosis de refuerzo de la vacuna.

Esta variante, que ha llevado a muchos países a suspender los vuelos con África austral, preocupa a la Organización Mundial de la Salud por la treintena de mutaciones que presenta y su aparente mayor transmisibilidad y riesgo de reinfección.