Río de Janeiro, Brasil.- Al menos 827 personas murieron y más de 30.242 tuvieron que dejar sus hogares a causa del temporal que hace dos semanas castigó con crudeza la región serrana del estado de Río de Janeiro, informaron hoy fuentes oficiales.

En la ciudad de Nova Friburgo, la más afectada por las lluvias, 399 personas perdieron la vida, mientras en Teresópolis los equipos de rescate recuperaron 335 cadáveres, de acuerdo con un boletín de la Policía Civil, recogido por la estatal Agencia Brasil.

El resto de víctimas mortales proceden de Sumidouro y Sao José do Vale do Rio Preto, agregó la fuente.

Mientras, un total de 12.163 personas han perdido sus casas y 18.079 se han visto forzadas a abandonar sus viviendas y refugiarse temporalmente en centros de acogida o con familiares, según un comunicado de la coordinación de la Defensa Civil fluminense.

Además, los equipos de rescate continúan con la búsqueda de cadáveres sepultados por el deslizamiento de tierras y las inundaciones en los municipios azotados por las lluvias en la serranía del estado de Río.

El cuerpo de bomberos recogió y distribuyó 359.430 litros de agua y 334 toneladas de alimentos no perecederos, además de productos de higiene personal para las víctimas.

La ayuda, fruto de las donaciones de los ciudadanos, está siendo transportada por camiones de bomberos y de la policía militar.

Mientras, en la ciudad de Sao Paulo, donde en la madrugada del lunes otras dos personas perdieron la vida a causa de las lluvias, hoy volvió a llover con intensidad y las precipitaciones volvieron a anegar carreteras principales de comunicación.