Ginebra.- El tráfico aéreo mundial de pasajeros aumentó un 6.8 por ciento en mayo respecto al mismo mes del año anterior, según los datos divulgados este jueves por la Asociación Internacional para el Transporte Aéreo (IATA).

Respecto al inicio del año, la cifra de pasajeros ha crecido un 4 por ciento, señaló la IATA, a pesar de la paralización de los viajes a los países árabes que han vivido revueltas desde comienzos de año, como Túnez, Siria o Egipto, y a Japón tras el desastre nuclear de Fukushima.

Frente al crecimiento en el número de pasajeros, el transporte de mercancías en avión disminuyó un 4 por ciento frente a mayo de 2010, aunque en los últimos meses se ha visto una tendencia al alza con subidas del 2 por ciento desde comienzos de este año.

Según la IATA, esta bajada en el transporte de mercancías en comparación con el año anterior se explica por el aumento récord que se registró hace un año, cuando el impacto de la crisis comenzaba a minimizarse.

Respecto a abril, el tráfico de pasajeros creció un 1,8 por ciento y el volumen de transporte de mercancías lo hizo en un 1,2 por ciento.

El director general de la IATA, Giovanni Bisignani, explicó que las cifras del tráfico de pasajeros muestran un avance muy positivo, lo que ayudará a "atenuar las presión que el aumento del precio del petróleo ejerce sobre los beneficios de las compañías aéreas".

Sin embargo, advirtió de que "riesgos inherentes", como la continuidad de los problemas en Oriente Próximo y la crisis del euro, pueden hacer que se resienta la industria aérea.

"Nuestras previsiones apuntan a unos beneficios de cuatro millones de dólares para el conjunto de la industria en este año, lo que supone un margen insignificante del 0,7 por ciento", agregó.

Por ello, Bisignani advirtió del riesgo a una recaída durante este año "difícil", ya que la industria está todavía muy frágil