"La Congregación de la Doctrina de la Fe, que emitió la decisión, está en el negocio de continuar el secreto de los abusos sexuales del clero ocultando la verdad", afirmó Garabedian.

REDACCIÓN.- El Vaticano concluyó que las acusaciones contra el obispo católico Nicholas DiMarzio, algunas de las cuales se remontan a medio siglo atrás, "no tienen la semblanza de verdad".

Un abogado de los acusadores dijo que seguirán adelante con sus casos civiles.

El cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York, dijo el miércoles que el Vaticano ha cerrado su investigación sobre las acusaciones hechas por separado por dos hombres, que acusaron a DiMarzio de haber abusado de ellos hace medio siglo cuando era sacerdote en Nueva Jersey.

DiMarzio negó las acusaciones hechas por sus denunciantes, ambos de los cuales han presentado demandas civiles contra el obispo.

"Las investigaciones relativas a la credibilidad de mis clientes fueron subjetivas y tendenciosas porque los investigadores estaban controlados y pagados por la Iglesia católica", dijo su abogado, Mitchell Garabedian.

"La Congregación de la Doctrina de la Fe, que emitió la decisión, está en el negocio de continuar el secreto de los abusos sexuales del clero ocultando la verdad", afirmó Garabedian.

Dolan contrató a un bufete de abogados para que investigara las acusaciones. Esa investigación fue dirigida por el ex director del FBI Louis Freeh.

Los resultados fueron remitidos a la Congregación para la Doctrina de la Fe para su revisión, que determinó que las acusaciones eran infundadas.

Uno de sus acusadores, Samier Tadros, dijo que los abusos comenzaron cuando tenía 6 años y era feligrés de la iglesia del Santo Rosario en Jersey City.

Tadros ha exigido una indemnización de 20 millones de dólares.

El manejo del caso por parte del Vaticano estaba siendo observado de cerca porque fue uno de los primeros en entrar en los nuevos procedimientos establecidos hace dos años por el Papa Francisco para abordar las acusaciones de abuso sexual contra algunos de los clérigos de más alto rango de la iglesia

Los críticos expresaron su preocupación de que la Congregación para la Doctrina de la Fe, compuesta por otros obispos, careciera de imparcialidad.