El Vaticano hace este recordatorio por la publicación de dos documentos de instituciones sobre los problemas y patologías provocadas por la pandemia en niños y adolescentes.

CIUDAD DEL VATICANO.- El Vaticano reiteró hoy su posición favorable a las vacunas e insistió en la necesidad de que la comunidad internacional intensifique los esfuerzos para que todos tengan acceso a ellas.

En un breve comunicado, la Santa Sede reafirma su "posición favorable" ante las vacunas y recuerda que el papa "definió la vacunación como un acto de amor, ya que tiene como objetivo proteger a las personas contra el COVID-19".

Añade que Francisco "recientemente reiteró la necesidad de que la comunidad internacional intensifique aún más los esfuerzos de cooperación, para que todos tengan acceso rápido a las vacunas, no por conveniencia, sino por justicia”.

El Vaticano hace este recordatorio en ocasión de la publicación de dos documentos de instituciones vaticanas sobre los problemas y patologías provocadas por la pandemia en niños y adolescentes, así como un llamamiento a una vacunación de los países más pobres.

Los dos nuevos documentos elaborados de la Pontificia Academia de la Vida y la Comisión Vaticano COVID-19 creada por Francisco centran su atención en esa "pandemia paralela" que ha golpeado duramente a la ya frágil categoría de niños y adolescentes, obligados a revisar hábitos y estilos de vida, con graves consecuencias psicológicas y patológicas.

Los documentos también advierten de los problemas que suponen cerrar los colegios y piden que "en el futuro debe considerarse sólo el último recurso" y que se efectúen "sólo después de experimentar con otras medidas de control de la epidemia como una disposición diferente de los locales, los medios de transporte y organización de toda la vida escolar y sus horarios".

Pues, aseguran, la educación a distancia ha supuesto "el empobrecimiento del aprendizaje intelectual y la privación de las relaciones formativas. "El cierre de las escuelas también ha interrumpido las relaciones sociales o las ha mutilado gravemente", subraya el texto.

En la reflexión de los dos documentos no se olvida el tema de los niños que han quedado huérfanos por padres que fallecieron a raíz del COVID-19, por lo que se pide "fortalecer los sistemas que promueven el cuidado de los niños en el ámbito familiar".

El llamamiento va sobre todo a las diócesis y parroquias que "deben estar preparadas para intervenir rápidamente cuando las familias se vean afectadas por la covid-19".

También advierte del aumento de entre el 40 y 45 % en los casos de violencia doméstica directa o pasiva durante el confinamiento.