"¿Qué es eso en mi país que puedas enviar a alguien a prisión 15 años por hablar de plurilingüismo? ¿Está prohibido que yo tenga opinión? No debería ser un crimen", reflexiona.

BARCELONA, España.- El bloguero y "youtuber" ucraniano Anatoly Shariy, sobre el que pesa una orden internacional de extradición que debe resolver la Justicia española, explicó en una entrevista con Efe que si España lo extradita "será el fin" y le matarán tras torturarle.

Desde su casa en la localidad de Roda de Berà (noreste) y junto a su esposa, Olga Bondarenko, Shariy se mostró relajado y vaticinó que solo será extraditado si "España no es un Estado de derecho".

Shariy, bloguero periodista y político, fue detenido en España el pasado día 4 a raíz de una orden internacional de detención después de que las autoridades ucranianas lo acusaran de traición, entre otros cargos.

Al día siguiente pasó a disposición de un juez de la Audiencia Nacional española, que tras tomar declaración lo dejó en libertad provisional y ahora debe decidir si lo extradita o no en un periodo máximo de 40 días.

"Yo no he hecho nada. ¿Qué significa delito de alta traición? Yo solo me he mostrado a favor del plurilingüismo en Ucrania", se defiende sobre la acusación en la que el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) basa la orden de detención.

"No es un delito criticar a tu Gobierno. Eso es algo que parece que Zelenski no quiere entender, señala Shariy, quien acusa al ejecutivo de Kiev de "utilizar esta situación de guerra tan horrible para atacar a los opositores".

"¿Qué es eso en mi país que puedas enviar a alguien a prisión 15 años por hablar de plurilingüismo? ¿Está prohibido que yo tenga opinión? No debería ser un crimen", reflexiona.

El servicio de seguridad ucraniano sospecha que Shariy cometió delitos de traición y de violación de la igualdad de los ciudadanos según su raza, nacionalidad, creencias religiosas, discapacidad y otras causales.

Mientras el juez decide sobre su extradición no podrá salir de España, algo que no le "inquieta".

"Yo no quiero huir a otro sitio. Creo que este es un Estado de derecho así que no tengo por qué tener miedo. Y si no es así, pues no quiero vivir aquí igualmente", añade.

Califica el procedimiento de extradición de "basura" y defiende que desde que empezó la guerra "a los diez minutos ya estaba en directo pidiendo ayuda para los ucranianos y diciendo que estaba en contra de la guerra y de la invasión de Ucrania de Vladímir Putin".

Desde que empezó la guerra hay protestas ante su casa de ucranianos pro Zelenski, aunque también hay otros que lo paran por la calle para saludarle y decirle que son sus seguidores.

Shariy, con un canal de Youtube que siguen casi 2,5 millones de suscriptores donde denuncia la presunta corrupción de su país, tiene estatus de refugiado político en Lituania, lo que le ha permitido moverse por territorio de la Unión Europea.

Según los investigadores del SBU, el youtuber llevó a cabo actividades ilegales en detrimento de la seguridad nacional de Ucrania en el ámbito de la información: "Hay razones para creer que Shariy actuó en nombre de estructuras extranjeras", dicen.