El surcoreano Kim Jong-yang ha sido elegido este miércoles en calidad de presidente de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), según comunica el cuerpo policial a través de Twitter.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El surcoreano Kim Jong-yang ha sido elegido este miércoles en calidad de presidente de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), según comunica el cuerpo policial a través de Twitter.

Su candidatura se ha impuesto a la del mayor general de la Policía rusa, Alexánder Prokopchuk, que sufrió una significativa oposición de parte de diversos países.

Kim, que había estado sirviendo como presidente interino, fue elegido por un período de dos años en el congreso anual del cuerpo policial en Dubái (Emiratos Árabes Unidos).

El puesto en cuestión quedó vacante después de que el anterior jefe de la Interpol, Meng Hongwei, fuera detenido en su país natal, China, en espera de una investigación por corrupción.

Las autoridades ucranianas amenazaron con abandonar la organización si esta iba a ser dirigida por un ruso. Lituania realizó una declaración similar.

Adicionalmente, un grupo de senadores estadounidenses pidió a la Asamblea General de Interpol no apoyar la candidatura de Prokopchuk, afirmando que elegirlo sería "similar a poner a un zorro a cuidar de un gallinero".

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, tachó estas declaraciones de "intervención en el proceso de votación" y de intento de ejercer presión sobre la Interpol.

Aparte de que debería haber sido escogido "por mérito y por experiencia", el candidato ruso ha sido lamentablemente acusado a priori de un posible abuso de "notificaciones rojas", mientras que "nadie cuestiona" los abusos de los miembros de la OTAN, señaló el analista político Javier Martínez. "Si juzgamos con una vara de medir, juzguemos con esa misma vara a todos", aseveró el experto.