Ébola (Foto de archivo)

REDACCIÓN INTERNACIONAL .- La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Samantha Power, viaja a África para visitar los tres países más afectados por el actual brote de ébola, Guinea, Sierra Leona y Liberia, en una gira que concluirá en Bruselas, informó la web de la misión estadounidense ante Naciones Unidas.

El objetivo de Power, que inició anoche su viaje, es "mostrar el apoyo de Estados Unidos a esas naciones y a sus esfuerzos por combatir la mortífera enfermedad y atraer la atención sobre la necesidad de aumentar la ayuda para una respuesta internacional" a la crisis.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó ayer que los casos de ébola han superado los 10 mil , al llegar a los 10,141 infectados, de los cuales 4,922 han muerto.

El mayor número de contagios se sitúan en Liberia (4,655), Sierra Leona (3,896) y Guinea (1,553).

La enviada del presidente de EEUU, Barack Obama, visitará en los tres países africanos los centros de coordinación nacional del Ébola y se reunirá con el personal estadounidense sobre el terreno, además de abordar los esfuerzos internacionales necesarios para combatir la epidemia con representantes de los gobiernos y de la sociedad civil.

También mantendrá contactos con representantes de la Misión de la ONU para una Respuesta de Emergencia ante el Ébola (UNMEER), la primera operación de emergencia sanitaria de Naciones Unidas, y otros dirigentes de la organización.

En Bruselas, donde concluirá su gira el próximo jueves día 30, Power se reunirá con representantes de la Unión Europea y del Gobierno belga para tratar los esfuerzos de la comunidad internacional para luchar contra la enfermedad.

La embajadora también analizará los detalles de su visita a África en una intervención en el Fondo German Marshall, una organización estadounidense destinada a fomentar la colaboración entre EEUU y Europa, según la web de la Misión estadounidense ante la ONU.

El viaje de Power se enmarca en los esfuerzos del Gobierno de Obama para luchar contra el ébola, enfermedad ante la cual, según dijo ayer el presidente de EEUU hay que "guiarse por la ciencia y no por el miedo" tras la alarma que ha generado el primer diagnóstico en la poblada ciudad de Nueva York.