Por lo general, el Gobierno atribuye las interrupciones del suministro eléctrico a averías y limitaciones de combustible.

Redacción internacional.- La nueva central eléctrica flotante de Cuba entrará en funcionamiento en breve, un paso clave hacia la seguridad energética del tras un año de apagones.

El ministro cubano de Energía y Minas, Liván Nicolás Arronte, explico en Twitter los avances en esta central, atracada en la bahía de La Habana y que sumará al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) unos 130 megavatios (MW).

"Comienza etapa de ajuste y puesta en marcha", aseguró Arronte, quien agregó que la potencia de esta central permitirá "realizar mantenimientos programados en otras unidades y seguir recuperando capacidades de generación".

El Ministerio de Energía y Minas cuenta con que la nueva infraestructura, que llegó a Cuba el pasado 18 de noviembre, esté operativa este mismo mes.

La nueva central, una gran barcaza con siete motores a fuel, quedó conectada el domingo al SEN a través de la subestación de Melones.

Esta instalación móvil, fabricada por la empresa Karpowership -filial del grupo energético turco Karadeniz- será la cuarta central eléctrica flotante operando en Cuba.

Otras tres del mismo fabricante, situadas en la bahía de Mariel y de menor tamaño, han entrado en funcionamiento en los últimos años con base en un acuerdo firmado en 2019.

De estas tres centrales dos tienen cuatro motores y la otra dos. En total aportan al SEN 200 MW, según datos oficiales.

FRECUENTES APAGONES

Los cortes de electricidad, que suelen durar varias horas al día, son frecuentes en Cuba desde la década de 1990, si bien desde hace unos meses se han intensificado a medida que se profundizaba la grave crisis económica que atraviesa el país por la combinación del coronavirus, las sanciones estadounidenses y la mala gestión económica.

De hecho, los apagones estuvieron entre los motivos que esgrimieron miles de cubanos en las calles el pasado julio, en las mayores protestas en la isla en décadas.

El último apagón masivo tuvo lugar en septiembre, cuando quedaron a oscuras las provincias orientales de Holguín, Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo (cerca del 30 % de la población total del país), y el resto de las regiones sufrieron afectaciones, según la Unión Eléctrica de Cuba (UNE).

Por lo general, el Gobierno atribuye las interrupciones del suministro eléctrico a averías y limitaciones de combustible.

Cuba depende en gran medida del petróleo extranjero para producir energía, pero aspira a reequilibrar su matriz energética para que en 2030 el 37 % de la energía (algo más de 3.500 megavatios) provenga de fuentes renovables.

El Ejecutivo cubano acusa a Estados Unidos de tratar de bloquear a través de sanciones el suministro de combustible a la isla desde terceros países, especialmente Venezuela. EFE

NOTA A LOS ABONADOS: Las decisiones de las autoridades cubanas de los últimos meses han diezmado el equipo de la delegación de Efe en La Habana, donde actualmente solo dos periodistas pueden seguir ejerciendo su labor. Efe espera poder recuperar en los próximos días su capacidad informativa en la isla.