LEÓN, México.- El gobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva Ramírez, anunció este jueves que ya está en marcha el operativo de seguridad para la visita del papa Benedicto XVI a este estado del centro de México.

En las tareas que coordina el Estado Mayor Presidencial participa el 100 % de la fuerza pública del estado, así como elementos de las policías de los municipios de León, Guanajuato y Silao, y agencias del Gobierno federal.

"Estamos vinculados con el Estado Mayor Presidencia y con miembros de la Defensa Nacional, de Marina, de la Policía Federal y la Secretaría de Gobernación", dijo Oliva en conferencia de prensa, en la que evitó precisar el número de efectivos dedicados a la seguridad.

Sin embargo, confirmó la participación de más de 6.000 personas en las tareas de protección civil y salud durante las actividades que se realizarán entre mañana y el próximo lunes.

"La parte de salud y protección civil está asegurada tanto en los recorridos del papa como en los lugares donde se desarrollarán los eventos. Todo está listo en la Catedral, en la Casa del Conde Rul, que son las instancias que nos corresponden, así como el Aeropuerto Internacional de Guanajuato para la llegada y la despedida de Su Santidad", dijo.

Benedicto XVI llega mañana al Aeropuerto Internacional de Guanajuato a las 16.30 horas locales (22.30 GMT).

El sábado tendrá un encuentro con el presidente mexicano Felipe Calderón en la Casa del Conde Rul, en la capital estatal de Guanajuato, y posteriormente encabezará el rezo de Vísperas en la Catedral de León. El domingo oficiará una misa masiva en el Parque Guanajuato Bicentenario, en Silao.

Desde ayer decenas de policías federales y soldados del Ejército Mexicano patrullan las calles de León, donde Benedicto XVI pernoctará entre mañana y el lunes. El Colegio Miraflores, residencia donde se acondicionó su habitación, está bajo resguardo de agentes del Estado Mayor Presidencial.

La Catedral de León amaneció hoy cerrada y custodiada por agentes federales, y así permanecerá hasta el sábado, cuando unos 200 obispos de México y América Latina, así como miles de fieles, se congregarán para la ceremonia religiosa del rezo de Vísperas