Esta muerte se suma a otra reportada por la Policía este miércoles ligada con el paso del huracán Fiona, la de un anciano de 78 que falleció en una residencia por inhalación de gases emitidos por un generador eléctrico.

San Juan.- El cuerpo de un hombre de 62 años fue encontrado este miércoles después de que fuera arrastrado con su vehículo por la corriente de un río en Dorado (norte), que creció por las lluvias del huracán Fiona en Puerto Rico.

La víctima, identificada por las autoridades como Miguel Jalli Bartel, fue vista por última vez el pasado domingo, luego de salir de su turno de trabajo de la fábrica Pan American Grain en Dorado.

Según el comunicado de la Policía, el Cuerpo de Investigaciones Criminales de Vega Baja entrevistó a familiares del hombre y comenzó su búsqueda en el río La Plata junto a personal de otras agencias y de las Fuerzas Unidades de Rápida Acción (FURA).

Un helicóptero de FURA localizó el cuerpo del hombre en un solar yermo, colindante al Río La Plata y a unos 300 pies (100 metros) aproximadamente de su vehículo.

Esta muerte se suma a otra reportada por la Policía este miércoles ligada con el paso del huracán Fiona, la de un anciano de 78 que falleció en una residencia por inhalación de gases emitidos por un generador eléctrico que utilizaba ante la falta de luz en su residencia en Vega Baja (norte).

El 73% de Puerto Rico sigue sin luz tres días después del huracán Fiona, mientras que un 41% de los abonados tampoco tiene servicio de agua.

Todavía no hay un estimado de los daños causados por Fiona sobre la isla ni se han determinado las víctimas mortales vinculadas directa o indirectamente con la tragedia, aunque estas superarían la decena.

Ayer, el Instituto de Ciencias Forenses indicó que hay bajo investigación ocho muertes que podrían estar relacionadas a Fiona, aunque todavía ninguno de los casos ha sido registrado oficialmente como causado por el desastre natural.

Entre los fallecimientos que se evalúan está el de un bebé de cuatro meses, que requería atención médica y no la recibió a tiempo, el de un hombre al que le explotó su generador eléctrico y el de otro que falleció ahogado arrastrado por la crecida de un río.