NACIONES UNIDAS.- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó este lunes su "honda preocupación" por los últimos enfrentamientos militares en la frontera entre Sudán y Sudán del Sur e hizo un llamamiento a los gobiernos de ambos países a respetar los acuerdos alcanzados por las dos partes en materia de seguridad.

"El secretario general está hondamente preocupado por los enfrentamientos militares y llama a los gobiernos de Sudán y Sudán del Sur a respetar plenamente e implementar los acuerdos que ya alcanzaron en materia de seguridad y protección de las fronteras", afirmó el portavoz de Ban, Martin Nesirky, en un comunicado.

Asimismo, el máximo responsable de Naciones Unidas urgió a ambas partes a hacer uso de los mecanismos políticos y de seguridad en su máxima extensión "para afrontar sus diferencias de forma pacífica", según el portavoz de Ban.

El pasado 13 de marzo, Sudán y Sudán del Sur firmaron en Adis Abeba un acuerdo sobre nacionalidad y demarcación de fronteras que culminó tras días de intensas negociaciones auspiciadas por la Unión Africana (UA).

Por último, el titular de la ONU urgió a los jefes de Estado de ambos países a seguir adelante con el plan previsto de celebrar una reunión bilateral el próximo 3 de abril para intentar resolver sus diferencias.

Para tratar de dar salida a la crisis que desde hace meses enfrenta a ambos países, el presidente de Sudán, Omar Hasan al Bachir, viajará la próxima semana a Yuba para entrevistarse con su colega sursudanés, Salva Kir.

El Consejo de Seguridad de la ONU pidió el pasado 6 de marzo a estos gobiernos que detengan las operaciones militares en zonas fronterizas y les solicitó que se retiren de la disputada región de Abyei.

A pesar de la independencia de Sudán del Sur, todavía siguen pendientes varios asuntos, como la soberanía de la zona petrolera de Abyei, situada en la poco definida frontera que comparten los dos países.

La tensión ha aumentado en los últimos meses, azuzada por la decisión de Sudán del Sur de paralizar la producción de petróleo y de denunciar a Sudán por apropiarse del crudo, mientras persisten diferencias sobre la soberanía de ciertos puntos de su territorio.

Sudán del Sur proclamó su independencia de su vecino del norte en julio pasado, tras un referéndum celebrado en enero de 2011 y de acuerdo con lo estipulado en el tratado de paz de 2005, que puso fin a más de dos décadas de guerra civil