En la nota, cuya veracidad no pudo ser comprobada por Efe, el grupo afirmó que "una explosión suicida" causó la muerte de 60 personas y heridas a otras 100, entre civiles afganos y fuerzas estadounidenses.

EL CAIRO.- La rama afgana del grupo terrorista Estado Islámico (EI) reivindicó este jueves un atentado suicida que ha dejado decenas de muertos en las inmediaciones del aeropuerto de Kabul, según un comunicado de esta facción radical difundido a través de sus canales de propaganda por internet.

En la nota, cuya veracidad no pudo ser comprobada por Efe, el grupo afirmó que "una explosión suicida" causó la muerte de 60 personas y heridas a otras 100, entre civiles afganos y fuerzas estadounidenses.

Sin embargo, reivindicó solo un ataque suicida y no el doble atentado que tuvo lugar en las inmediaciones del aeropuerto.

El autodenominado Estado Islámico de Khorasán afirmó que uno de sus soldados logró lanzar el ataque después de pasar inadvertido a través de los controles de seguridad "de las fuerzas estadounidenses y de la milicia talibán alrededor de la capital, Kabul".

"Él pudo llegar a una gran concentración de traductores y colaboradores del Ejército estadounidense en el campo de Baran, cerca del aeropuerto de Kabul, e hizo estallar un cinturón explosivo matando a unas 60 personas e hiriendo a 100, entre ellos miembros de los talibanes", según la versión de los yihadistas.

En el comunicado especificó que 20 soldados de EE.UU. perecieron y resultaron heridos en el ataque.

Por su parte, la agencia de información de los radicales, Amaq, difundió una fotografía del supuesto suicida, cubierto con un pasamontañas y sujetando un fusil, posando en frente de una bandera del Estado Islámico.

El propio grupo identificó al atacante como Abdelrahman al Loghri.

Según fuentes oficiales citadas por medios afganos, más de 60 personas murieron y 150 resultaron heridas en el doble atentado, mientras que el Pentágono informó de que al menos 12 soldados de EE.UU. murieron y 15 resultaron heridos.

Muchas de las víctimas formaban parte de la multitud que intentaba alcanzar uno de los vuelos de evacuación en el aeropuerto de Kabul.