Foto de archivo

WASHINGTON, Estados Unidos.- Estados Unidos emitió este jueves una alerta de viaje destinada a sus ciudadanos en Guinea Conakry, Liberia, Nigeria y Sierra Leona en respuesta al brote del virus del Ébola que azota África Occidental, para que tomen las precauciones debidas.

De acuerdo al comunicado del Departamento de Estado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) desaconsejan los viajes no esenciales a esos países, y advierten que ninguna instancia estadounidense tiene autoridad sobre posibles situaciones de cuarentena.

La alerta tendrá vigencia hasta el 27 de febrero de 2015.

"El costo de una evacuación médica es muy cara. Animamos a los ciudadanos estadounidenses que viajan a países afectados por el Ébola a adquirir un seguro de viaje que incluya la evacuación médica por la enfermedad. Los titulares de las pólizas deben confirmar la disponibilidad de la atención médica y los servicios de evacuación en sus destinos de viaje antes de viajar", aconseja la nota.

Asimismo, la alerta indica que varias compañías aéreas han cancelado sus vuelos hacia o desde esos países, por lo que aconseja a los viajeros que finalmente vayan a hacer escala de ida o vuelta en alguno de ellos que confirmen con las aerolíneas y las embajadas los datos de su viaje.

El Gobierno de Estados Unidos también recomienda visitar las páginas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los CDC para obtener información sobre los procedimientos de detección de la enfermedad, así como sobre las medidas que deben tomarse en caso de que sea adquirida.

La OMS dijo hoy que la epidemia que afronta África Occidental por el virus del Ébola es una de las emergencias sanitarias más complejas de los últimos años y que se necesitan al menos 490 millones de dólares para intentar contener los contagios, que están creciendo de forma exponencial.

Aunque hoy se anunció que los casos censados han superado los 3.000, de los cuales 1.500 han sido mortales, la agencia sanitaria de Naciones Unidas estima que en realidad existen entre dos y cuatro veces más contagios de los registrados oficialmente.

Ante "la rápida intensidad de la transmisión" actual, la OMS se prepara para la posibilidad de que el número total de infectados durante esta epidemia alcance las 20.000 personas.