Fiscal general mexicano, Jesús Murillo Karam.

MÉXICO.- Los 43 estudiantes desaparecidos en el estado mexicano de Guerrero fueron quemados y enterrados con su ropa, después de ser detenidos por la policía, entregados al crimen organizado y asesinados por unos sicarios, informó hoy el fiscal general mexicano, Jesús Murillo Karam.

"Los quemaron con todo y ropa y los enterraron con todo y ropa", afirmó Murillo en una rueda de prensa en la que anunció la detención de tres personas que se declararon autores confesos del asesinato de los 43 estudiantes desaparecidos el pasado 26 de septiembre en el estado sureño de Guerrero.