Las autoridades locales confirmaron que las 51 personas afectadas por la orden de evacuación habían sido desalojadas y por el momento no se ha informado de daños personales ni materiales.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El volcán japonés Sakurajima registró este lunes una nueva erupción, horas después de producirse una erupción explosiva en su cráter Minamidake que llevó a elevar al máximo la alerta volcánica en la zona y a evacuar a medio centenar de personas.

El volcán, de 1.117 metros de altura y situado en la prefectura de Kagoshima, es uno de los que más activos en el país y registró una erupción poco después de las 20:00 hora local del domingo (11:00 GMT), arrojando bombas volcánicas que cayeron en un radio de hasta a 2,5 kilómetros de distancia alrededor del monte.

El volcán volvió a registrar hoy otra erupción sin contratiempos y las autoridades han descartado por el momento evacuar la totalidad del territorio, una antigua isla que quedó unida a la península de Osumi tras la última gran erupción del Sakurajima en 1914.

La Agencia Meteorológica de Japón (JMA) decidió elevar hasta el nivel máximo de 5 la alerta volcánica para este monte, que ordena la evacuación en un radio de 3 kilómetros alrededor del volcán y han pedido precaución por la emisión de flujos piroclásticos.

Las autoridades locales confirmaron a primera hora de hoy que las 51 personas afectadas por la orden de evacuación que atañe a las dos pequeñas poblaciones de Arimura y Furusato habían sido desalojadas y por el momento no se ha informado de daños personales ni materiales, según detalles recogidos por la cadena pública NHK.

La JMA ha enviado un equipo de investigadores a la zona para labores de reconocimiento y observación, aunque señaló que, según sus análisis, una erupción a gran escala no es inminente.

Es la primera vez desde que las autoridades meteorológicas niponas establecieron su sistema actual de alerta volcánica en 2007, que la elevan al máximo para el monte Sakurajima, y la segunda tras la declarada en la isla volcánica de Kuchinoerabu (sudoeste) en 2015, que llevó a la evacuación de sus 137 habitantes.

Los residentes de Arimura y Furusato se vieron afectados por otra orden de evacuación tras una erupción también en 2015, pero hasta ahora la alerta nunca se había elevado al máximo en la zona.

Las autoridades meteorológicas venían observando cambios en la corteza terrestre en la zona del volcán desde principios de julio y se mantienen atentos a la evolución de la actividad en los dos cráteres, el Minamidake y el Showa.

Japón está situado sobre el denominado Anillo de Fuego del Pacífico y cuenta en su territorio con más de 110 volcanes activos.