La guerra agravará asimismo globalmente los problemas en las cadenas de suministro, ya exacerbados por la pandemia de covid, indican las analistas.

Londres.- La economía de Ucrania experimentará una contracción del 46 % este año y no se recuperará hasta sus niveles previos a la guerra hasta 2037, según predijo este martes la Economist Intelligence Unit (EIU), parte del grupo informativo The Economist.

En una presentación por internet, la directora de previsiones globales, Agathe Demarais, explicó que la exrepública soviética, cuyo producto interior bruto (PIB) creció en torno a un 3,4 % en 2021, se verá afectada por "las bajas entre la población, la destrucción de infraestructuras y perspectivas desoladoras de reconstrucción".

Rusia se verá también muy afectada por la guerra, aunque en menor medida, con una caída del PIB prevista en 2022 del 10 %, la peor desde la crisis financiera de 1998, de la que no se recuperará hasta 2025.

Demarais y su colega Ana Nicholls indicaron que el conflicto tendrá un "gran impacto" en la economía global, que crecerá este año un 3,3 % (frente a una previsión anterior del 3,9 %), lo que supone la pérdida de unos 700.000 millones de dólares.

La inflación global alcanzará un 7,7 % y será especialmente alta en Estados Unidos, con más del 8 %, señalaron las analistas, en base a los datos recabados por la EIU.

El efecto de la contienda se notará sobre todo en el "alto incremento del precio de las materias primas" a nivel mundial, tanto petróleo y metales como productos agrícolas, dijo Nicholls, que recordó que Rusia y Ucrania son grandes exportadores de trigo.

Al mismo tiempo, las sanciones impuestas por las potencias occidentales dificultarán el comercio con Moscú, lo que perjudicará especialmente a los países más vinculados y dependientes, como los del este de Europa.

La guerra agravará asimismo globalmente los problemas en las cadenas de suministro, ya exacerbados por la pandemia de covid, indican las analistas.