Washington, EE.UU.- Frank Woodruff Buckles, el último sobreviviente de los soldados de Estados Unidos que lucharon en la Primera Guerra Mundial, ha muerto a los 110 años de edad, informó este lunes su página de internet.

Al entrar EE.UU. en la guerra, Buckles, nacido el 1 de febrero de 1901 en Misuri, se presentó a varias oficinas de reclutamiento del Ejército y logró enrolarse con 16 años y medio diciendo que tenía 18.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Buckles fue capturado por los japoneses en las Filipinas y fue prisionero de guerra durante 39 meses.

Cuando retornó a Estados Unidos, Buckles se radicó en su granja en Virginia Occidental donde vivió hasta su fallecimiento ayer, domingo, cerca de Charlestown.

"Su vida es una auténtica historia de compromiso y heroísmo que inspira a muchos que se preguntan cómo pueden ayudar a su país", señaló un mensaje colocado en su sitio de internet.

David DeJonge, quien ha escrito una biografía de Buckles y actuó como portavoz de la familia, indicó que el ex soldado murió por causas naturales.

En los últimos años Buckles participó en campañas para que se establezca en Washington un monumento dedicado a los soldados que combatieron en la Primera Guerra Mundial.

En la capital de Estados Unidos hay monumentos que conmemoran la Segunda Guerra Mundial, las guerras de Corea y Vietnam, y hay un monumento menor en honor a los soldados del Distrito de Columbia que murieron como parte de las fuerzas estadounidenses que en 1917 y 1918 participaron en la primera contienda global