Ginebra.- La falta de un diagnóstico en la población de menor edad es el principal problema para prevenir la tuberculosis, denunció hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cada año, al menos medio millón de niños en el mundo contraen la tuberculosis y 70.000 de ellos mueren, según denunció hoy la OMS, que quiere llamar la atención sobre una enfermedad que se puede prevenir y curar fácilmente y sin costes elevados.

El próximo sábado, 24 de marzo, se celebra el Día Mundial contra la Tuberculosis y la OMS ha centrado este año su conmemoración en los menores, víctimas la mayor parte de las veces de negligencia médica o familiar por falta de diagnosis.

"Los síntomas en los niños no son tan obvios como en los adultos, a veces ni tan siquiera tosen, sólo dejan de jugar, están más calmados, aletargados, y eso conlleva que en la mayoría de los casos la tuberculosis no sea diagnosticada", afirmó en rueda de prensa Malgosia Grzemska, coordinadora del departamento "Stop a la Tuberculosis" de la OMS.

Esa falta de diagnosis puede llegar a provocar que la enfermedad se desarrolle en sus formas más fuertes y pueda llegar a causar parálisis, distintos tipos de discapacidades e incluso la muerte.

La agencia sanitaria de Naciones Unidas estima que cada día mueren 200 niños a causa de la tuberculosis.

La OMS propone más información y concienciación tanto para la población como para el personal sanitario, y más investigación para desarrollar una técnica fácil y manejable para detectar la enfermedad.

Con respecto al tratamiento, Grzemska explicó que sí que existe y que es barato, aunque tal vez "poco adaptado a los niños, dado que son grandes grageas difíciles de tragar por un menor".

Según la OMS, el tratamiento preventivo cuesta menos de 3 dólares por día (durante 3 días), y el medicamento para curar la enfermedad en caso de contraerla sólo cuesta 50 céntimos por día (6 meses).

En relación a la vacuna, explicó que aunque es ampliamente suministrada, no sirve para evitar el contagio de algunas formas más graves y resistentes de la tuberculosis.