REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Millones de australianos inician las celebraciones de Año Nuevo con música en vivo, bailes y fuegos artificiales. Cientos de personas acampan desde las 6:30 en el mirador del puerto de Sidney, uno de los mejores lugares para observar los juegos de luces. Esa ciudad espera recibir casi 1,5 millones de turistas durante estas fiestas.

Con una exhibición pirotécnica en el muelle de la ciudad y un homenaje a Prince y David Bowie, Sydney recibió el nuevo año. El espectáculo pirotécnico se realiza en el Harbour Bridge de Sídney, donde se emplean siete toneladas de fuegos artificiales.

En Nueva Zelanda también se celebra la llegada de 2017 con espectaculares luces artificiales en el cielo de Auckland.