La situación llevó a que el propio superintendente de este distrito, Alberto Carvalho, hiciera de maestro sustituto en una clase de noveno grado ante las dificultades para cubrir las bajas.

MIAMI.- Los distritos escolares del sur de Florida, entre los de mayor número de alumnos del estado, continúan sufriendo la falta de cientos de maestros y personal, mientras se mantiene el repunte de casos de la covid-19, recogen este miércoles medios locales.

El martes las autoridades del condado Miami-Dade dieron cuenta de unos 1.700 maestros e instructores que acusaron baja, por debajo de los más de 2.100 que faltaron el lunes pero todavía superior a los 1.333 que estuvieron ausentes en el primer día hábil de enero del año pasado.

La situación llevó a que el propio superintendente de este distrito, Alberto Carvalho, hiciera de maestro sustituto en una clase de noveno grado ante las dificultades para cubrir las bajas, incluidas las de los chóferes de autobuses escolares, que se han registrado tras la vuelta a clases luego del receso de fin de año.

"Anticipamos este tipo de impacto, considerando una serie de factores. Número uno, la naturaleza muy contagiosa de ómicron y la rapidez con la que se propaga entre nuestra comunidad, nuestro estado y nuestro país", dijo Carvalho, según recoge el diario Miami Herald.

Carvalho, quien a partir de febrero asumirá el cargo de superintendente escolar en Los Ángeles (California), destacó también "las consecuencias" de las reuniones familiares con motivo de los festivos de fin de año.

En el vecino condado de Broward, entre el lunes y martes se ha registrado incluso un aumento en el número de maestros e instructores que no acudieron a clases, pasando de los 1.640 contabilizados el lunes a unos 1.760 el día siguiente, de acuerdo a la superintendenta interina Vicky Cartwright, que precisó que la media de bajas en el primer día de clases en enero es de 1.400.

La misma figura se registró en el caso de los conductores de autobuses escolares, situación que, dijo, afectó 103 rutas la jornada del martes.

Cartwright señaló que es "poco profunda" la terna de maestros sustitutos que disponen y por ello el martes poco más del 31 % de profesores que no se presentaron en las aulas fueron cubiertos con instructores sustitutos, y que el resto debió solucionarse con personal no asignado para dar clases.

Las escuelas del también sureño condado de Palm Beach abrieron sus puertas este miércoles tras el parón de fin de año con la previsible ausencia de maestros, para lo cual ha desplegado un grupo de instructores suplentes y ha seleccionado al personal que podría cumplir esa función, informa el diario The Palm Beach Post.

Las autoridades escolares de este condado, al igual que las de Miami-Dade, impusieron para la vuelta de clases la obligatoriedad de mascarillas para sus maestros, personal y visitantes; mientras que en el caso de Broward, la medida no aplica para los profesores y personal.

TRATAMIENTOS DE ANTICUERPOS

El regreso a las aulas se está dando luego de que Florida marcara la semana pasada un nuevo récord de nuevos casos (75.902), mientras que entre los días 24 y 30 de diciembre la media de casos diarios llegó hasta los más de 42.600, según se desprende de las últimas cifras difundidas por el Departamento de Salud estatal.

Este miércoles, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) de EE.UU han dado cuenta de que Florida sumó 59.487 nuevos contagios.

El martes, el gobernador estatal, Ron DeSantis, confirmó que la administración federal ha empezado el proceso de envío de unas 30.000 dosis de tratamientos con anticuerpos monoclonales.

DeSantis, que se ha enfrentado constantemente con la Administración del presidente de EE.UU., Joe Biden, por el manejo de la pandemia, había anunciado durante la semana que tan pronto como reciba estos fármacos abrirían nuevos sitios para su administración en condados como Miami-Dade, Broward, Palm Beach y otros en el centro y norte del estado.

A su turno, el cirujano general de Florida, Joseph Ladapo, abogó por volver a una normalidad en la que la gente tome sus propias decisiones, "al margen de la obligatoriedad de las pruebas de detección", y que estas no se usen en casos asintomáticos.

En Florida, 7.647 personas están hospitalizadas por la covid-19, cifra que representa el 14,0 % del número de camas disponibles en el estado, según las últimas cifras reportadas por 236 centros médicos del estado al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, en inglés), que revelan un 80 % de ocupación de camas.

De acuerdo a la contabilidad del HHS, en las Unidades de Cuidados Intensivos del estado se encuentran ingresadas por coronavirus 843 personas, es decir, el 13,8 % del total de camas, cifras superiores a la de la jornada anterior.