Testigos que presenciaron el desarrollo de la masacre se manifestaron sobre la supuesta pasividad de la policía durante el ataque.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció este domingo que investigará la respuesta policial al tiroteo en una escuela de Uvalde (Texas), en el que el pasado martes murieron 19 niños y dos maestras.

En un comunicado, el portavoz del Departamento de Justicia Anthony Coley anunció la investigación, cuyos resultados serán públicos y que se abre a raíz de una petición del alcalde de Uvalde, Don McLaughlin, después de que la actuación de la Policía haya sido duramente cuestionada por su aparente lentitud.

Testigos que presenciaron el desarrollo de la masacre se manifestaron sobre la supuesta pasividad de la policía durante el ataque.

"Había al menos 40 agentes de la ley armados hasta los dientes, pero no hicieron nada hasta que fue demasiado tarde", dijo Javier Cazares, padre de Jacklyn, fallecida en el tiroteo, que corrió al colegio en cuanto supo sobre el ataque.

"Éramos cinco o seis padres, escuchando los disparos, y los agentes de policía nos decían que nos teníamos que apartar. No nos preocupábamos por nosotros, solo queríamos entrar en el edificio. Les decíamos "¡Vamos!", porque estábamos muy preocupados, queríamos sacar a nuestros bebés", declaró Cazares al Washington Post.